miércoles

Reseña: La colonia perdida de John Scalzi

John Perry y Jane Sagan han encontrado la paz junto a su hija adoptiva Zoë en el planeta colonial Huckleberry. Es una buena vida, pero sienten que les falta... algo. Por eso, cuando se les propone liderar una nueva colonia. John y Jane no pueden resistir la tentación de explorar el universo una vez más. Pero cuando los colonos son abandonados en un planeta desconocido. Perry descubre que nada es lo que parece. Él y su nueva colonia son simples peones en la confrontación entre la Unión Colonial humana y la confederación alienigena denominada el Cónclave, que pretende frenar la colonización humana. Mientras la partida se decide, Perry deberá proteger a sus colonos de la amenaza que suponen ambos bandos y mantenerlos con vida en un planeta que esconde sus propios secretos. Al mismo tiempo intentará prevenir una guerra que podría significar no sólo la destrucción de su nuevo hogar, sino también la aniquilación de toda la Unión Colonial.

¿Qué nos ha gustado? 
- Mejorando lo bueno: la trama de La colonia perdida es una de las mejor construidas que ha salido de las manos de John Scalzi. Los diferentes hilos argumentales se entretejen de forma más efectiva que en La vieja guardia y el ritmo resulta más rápido que el de Las brigadas fantasmas. Además, a diferencia de las novelas anteriores, La colonia perdida no cuenta con tantas subtramas que compliquen la historia y las pocas que Scalzi inserta son de alguna forma esenciales para entender el argumento en su conjunto.
- Un final autónomo: aunque La colonia perdida es la obra que cierra la serie iniciada con La vieja guardia, Scalzi ha construido la novela final de tal forma que el lector no tiene la sensación de estar terminando una saga sino, simplemente, leyendo un libro independiente con ciertas reminiscencias pasadas.
- Una sucesora diferente: La colonia perdida es una novela muy distinta de sus predecesoras. Tan distinta que casi podría etiquetarse de antagónica. Por supuesto, se sigue manteniendo la ambientación futurista propia de la serie pero, eso sí, con un toque menos de ciencia ficción y una presencia más clara de las conspiraciones políticas y las traiciones personales. Aún así, aunque sea diferente, no significa que sea peor. Ni muchos menos. La colonia perdida es una conclusión muy digna para la saga puesto que cierra a lo grande la mayoría de los interrogantes con un final redondo y muy bien pensado.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Soluciones rápidas, desapariciones misteriosas: algunas de las resoluciones que Scalzi idea para los distintos conflictos de La colonia perdida resultan un tanto improvisadas y superficiales. Desde luego, poco realistas y demasiado convenientes para la solución de algunos de los embrollos en los que cae la novela. Tampoco es extraño que se pierda la pista de ciertos personajes a los que el lector no vuelve a encontrar por ningún lado y que, sencillamente, se evaporan sin más de la novela después de que han cumplido con su cometido.
- No a la adolescencia: la personalidad y la forma de actuar de Zoë no se corresponde con la edad del personaje en sí. La madurez de la que hace alarde la joven resulta totalmente contradictoria con su juventud y, en muchas ocasiones, los diálogos que Zoë mantiene con sus amigos, parecen impostados, como si Scalzi hubiera acoplado en sus labios las frases que solo un adulto podría pronunciar.

Artículos relacionados 
Ender en el exilio de Orson Scott Card
Sombras en fuga de Orson Scott Card
La chica mecánica de Paolo Bacigalupi
Robopocalipsis de Daniel Wilson

0 comentarios :

Publicar un comentario