jueves

Reseña: La casa Julius de Charlaine Harris

En la nueva entrega de la exitosa serie de Charlaine Harris, el amor a primera vista se convierte en felicidad absoluta de recién casados para la exbibliotecaria Autora Roe Teagarden, hasta que la violencia interrumpe la luna de miel… Roe nunca se ha sentido tan feliz que desde que conoció a su prometido, el adinerado hombre de negocios Martin Bartell. A pesar de la diferencia de edad y origen, él parece conocer exactamente lo que ella quiere, como la Casa Julius… Roe, una especie de detective aficionada, está encantada cuando él la ofrece la casa como regalo de bodas. Siempre le ha intrigado su historia, tristemente célebre. Hace seis años desapareció la familia que vivía ahí y nunca más se supo de ellos. Mientras Roe se lanza a restaurar la Casa Julius, sus recelos acerca del pasado de Martin, bastante turbio, se alejan. Pero cuando Roe sufre el ataque de un maniaco armado con un hacha, se da cuenta de que los secretos que se encierran entre sus cuatro paredes –y su flamante matrimonio– pueden destruirla.

¿Qué nos ha gustado?
- Desvelando el suspense: la trama de La casa Julius ofrece a los lectores un interesante argumento de suspense e intriga –muy del estilo de las novelas de asesinatos clásicas–, acompañada por un ritmo rápido y desenvuelto, cuya combinación hará las delicias, sobre todo, de los lectores más incondicionales de la novela negra. Igualmente atractiva resulta la subtrama centrada en la vida de la familia Julius que aporta un toque más completo al misterio central y que llega, incluso, a eclipsar las investigaciones llevadas a cabo por Aurora.
- Sin adivinanzas posibles: a diferencia de sus anteriores novelas, La casa Julius resulta menos previsible que sus antecesoras. Cada vez que el lector piensa que la investigación de Aurora ha llegado a su fin, Charlaine Harris se las ingenia para provocar un giro inesperado en la trama que rompe con todas nuestras suposiciones y aporta a la trama una mayor complejidad e imprevisibilidad que se echaba en falta, por ejemplo, en Tres habitaciones y un cadáver.
- El carisma de la protagonista: Harris ha utilizado las diferentes novelas que conforman la serie protagonizada por Aurora Teagarden para desarrollar progresivamente la personalidad de este particular personaje. En La casa Julius, sin embargo, esta evolución llega a rozar casi la cumbre ya que Roe, aunque sigue manteniendo intactos sus rasgos más característicos y distintivos, desarrolla una mayor fuerza narrativa dentro de la obra y una perfección narrativas más destacada.
- Asegurando la diversión: uno de los rasgos más acertados de La casa Julius es, sin duda, su desbordante humor. Los acontecimientos despiertan más de una vez la risa del lector y las situaciones a las que se enfrenta Aurora desbordan ingenio por los cuatro costados. Un detalle que aporta un valor diferencial a La casa Julius y la diferencia del resto de las novela de literatura negra más convencionales.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Amor de hielo: parece mentira que Harris sea la autora de la saga True blood y la de La casa Julius. Y es que las escenas íntimas entre Aurora y Martin son un tanto descafeinadas. Se echa en falta una dosis más intensa de pasión para superar la frialdad que caracteriza la relación entre ambos.

Artículos relacionados 
La vidente de Lars Kepler
Muerte en primera clase de José María Guelbenzu
J de Juicio de Sue Grafton
Atrapada en un sueño de Anna Jansson

0 comentarios :

Publicar un comentario