viernes

Reseña: El laberinto de los libros secretos de Paolo di Reda y Flavia Ermetes

Mientras la joven pintora norteamericana Jacqueline Morceau expone en París, presencia cómo un desconocido se quita la vida en el sagrario de Notre-Dame. Acusada de asesinato, perseguida por el comisario Genesse y guiada por extraños personajes —un vagabundo con olor a cerveza y jazmín, un caballero con un búho en el hombro, alguien casi ciego que parece conocer muchas cosas…—, Jacqueline recorrerá un laberinto que la llevará hasta los rincones más recónditos de París. ¿Qué misterio rodea las tumbas de los célebres personajes enterrados en el cementerio de Père Lachaise? ¿Qué une las almas de Jim Morrison, Chopin, Oscar Wilde, María Callas, Juliano el Apóstata, María Walewska, Allan Kardec, Catalina de Médicis y las oscuras profecías de Nostradamus? Un enigma preservado en dos libros antiguos y cuya única clave es precisamente Jacqueline.

¿Qué nos ha gustado? 
- ¿Qué tienen en común Oscar Wilde y Catalina de Medicis?: utilizando el célebre cementerio de Père Lachaise como nexo, Paolo di Reda y Flavia Ermetes trasladan al lector, de forma muy hilada y efectiva, desde el corazón de Waleska hasta las ambiciones de Catalina de Medicis pasando por los temores de Oscar Wilde, hasta conformar un argumento poliédrico y muy variado en el que se mantiene una perspectiva amplia de muchas vidas pero de ninguna en particular. De ahí que en El laberinto de los libros secretos no exista una trama única protagonizada por un personaje central que lleva la voz cantante a lo largo de toda la obra, sino muchas historias individuales que quedan muy bien conjuntadas dentro del libro, a pesar de lo diferentes que resultan entre sí.
- Evolución rítmica: El laberinto de los libros secretos es una novela que juega mucho con el dinamismo narrativo para atrapar al lector entre sus páginas. El principio es, más bien, pausado –aunque no en exceso–, centrado en la presentación y contextualización de los personajes y el entorno. Pero en el desarrollo, por el contrario, la novela gana en intensidad y rapidez gracias, sobre todo, a la breve extensión de los capítulos y la habilidad con la que di Reda y Ermetes desenvuelven los acontecimientos.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Una prosa para el cine: la profesión de guionistas que comparten los dos autores se deja sentir en El laberinto de los libros secretos de forma clara. La prosa de ambos –muy bien conjuntada, por otro lado, hasta el punto que no se aprecia el cambio de voz en ningún momento– está demasiado marcada por la rapidez y la concisión propia de los guiones audiovisuales. No se ahonda en exceso en sentimientos ni se insertan largas reflexiones y, como consecuencia de esto, se echa en falta una mayor complejidad emocional de los personajes a lo largo de toda la novela.
- Presente inconsistente: aunque uno de los detalles que más llama la atención de El laberinto de los libros secretos es lo bien trabajadas que están las historias particulares de los personajes del pasado, la consistencia de la línea argumental centrada en el presente no resulta tan buena y, a veces, incluso peca de surrealista. No hay más que ver la seguridad con la que Jacqueline y los suyos aceptan todo lo que ocurre a su alrededor, como si sus vidas estuvieran plagadas de sucesos extraños y éste fuera, tan solo, uno más de ellos. Desde luego, la incredulidad no entra en el vocabulario de ninguno de ellos.
- Una protagonista eclipsada: Jacqueline es una protagonista que intenta por todos los medios estar a la altura pero que al final no logra abrirse hueco en la novela. Su personalidad no trasmite emoción alguna y, a pesar de su papel como personaje central, su presencia es muy prescindible dentro la novela. De hecho, cualquiera de los secundarios que la acompañan en la trama, desde la enamorada María Callas, pasando por el melancólico Chopin, hasta culminar en un impresionante Jim Morrison, engullen a Jacqueline hasta dejarla reducida en una mera figura de decoración.

Artículos relacionados 
La tabla esmeralda de Carla Montero
Las joyas del paraíso de Donna Leon
Guía Kashgar para damas ciclistas de Suzanne Johnson
22/11/63 de Stephen King

3 comentarios :

¡Me encantó!la forma en que informan a los lectores sobre los aspectos destacados de la obra y los pocos favorables.

Les acabo de recomendar a mis seguidores visitarles, a través de mi fans page en facebook "Mundo Literario Vzla". ¡Saludos desde Venezuela!

¡Muchas gracias! Es una gran satisfacción para nosotros leer comentarios como el tuyo. Saludos para Venezuela

Publicar un comentario