lunes

Reseña: El amante japonés de Rani Manicka

Parvathi es obligada a casarse con un millonario indio mucho mayor que ella para satisfacer la avaricia de su padre. Pero tras quedarse embarazada, su esposo muere. Coincidiendo con la ocupación japonesa durante la II Guerra Mundial, Parvathi accede a convertirse en la amante del oficial japonés al mando para salvar a su hija, y aunque las primeras relaciones son insulsas, poco a poco va surgiendo el amor entre los amantes y Parvathi se convierte en la geisha del oficial. Cuando Japón pierde la guerra y los amantes se ven obligados a separarse, ambos se hacen una promesa: el día de la independencia de Malasia se encontrarán en la estación de Kuala Lumpur y retomarán su amor.

¿Qué nos ha gustado?
- Una visión del misticismo asiático: las pinceladas que Rani Manicka incluye en la trama sobre las creencias orientales consiguen, no solo ofrecer al lector un fiel retrato de los dogmas malayos y chinos, sino que aportan, al mismo tiempo, un trasfondo coherente de la religiosidad asiática a la propia trama y a los personajes.
- Amor prohibido, amor sentido: El amante japonés es una novela romántica, cargada de sentimientos e intensas pasiones, que nos ofrece una visión sincera sobre la naturaleza del amor y la capacidad de transformación que este sentimiento tiene sobre las personas. Manicka no escatima en escenas pensadas para acelerar nuestro corazón pero tampoco resulta reiterativa en exceso ni empalagosa. Todo en su justa medida para construir una historia de amor prohibido inolvidable.
- El exotismo del entorno: la recreación ambiental en la que se desarrolla la trama de El amante japonés es otro de los aciertos de esta novela. La belleza asiática de los escenarios se une a la crudeza de la invasión japonesa para aportar un contexto singular que Manicka aprovecha en su beneficio para dotar a los personajes y a la propia trama de un toque exótico y muy atractivo.
- Tu historia me interesa: la trama de El amante japonés sigue la vida de la protagonista desde su juventud hasta su ancianidad hasta conformar un relato existencial cargado de fuerza y colorido narrativo. Por suerte, la magnífica prosa de Manicka, unida al encanto nato que posee la historia, hacen de esta novela una lectura ideal para cualquier lector, especialmente aquellos más románticos.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Exceso de dramatismo: la vida de Parvathi es, desde luego, calamitosa donde las haya. Parece que la protagonista está rodeada de un aura de mala suerte que hace que todo le salga mal –desde su desastrosa boda con su marido hasta la desgraciada existencia que sufre con él, pasando por la invasión japonesa y sus consecuencias–. Tal vez, un excesivo catastrofismo que aleja la trama del realismo esperado y la acerca más a un relato de dramas personales y luchas desesperadas, poco coherente con la vida real.

Artículos relacionados 
Tentación de Nicole Jordan
Luna de agosto de Laura Kinsale
Amor bajo el espino blanco de Ai Mi
Agua para elefantes de Sara Gruen

0 comentarios :

Publicar un comentario