viernes

Reseña: Culpa de Ferdinand Von Schirach

Basada en casos reales, la primera obra literaria del jurista alemán Ferdinand von Schirach, Crímenes —publicada en castellano con este sello editorial—, fascinó y conmovió a los lectores por la honestidad y lucidez con que planteaba el espinoso tema de la búsqueda de la verdad en los procesos criminales. Además de obtener el prestigioso Premio Kleist y merecer un torrente de elogiosos comentarios de la crítica, el libro se convirtió en uno de los mayores éxitos de los últimos años en Alemania, ocupando durante casi un año las listas de los más vendidos. Ahora, en esta nueva obra, el autor ha volcado quince relatos espigados de los más de 700 casos en los que ha participado a lo largo de su carrera. Con una sensibilidad especial para incidir en los detalles reveladores y una prosa depurada y precisa, Von Schirach vuelve a presentarnos una colección de punzantes miniaturas sobre el insondable comportamiento humano. En unas, constatamos con angustia que quienes han perpetrado un crimen no son declarados culpables; en otras, que el sentimiento de culpa actúa con mayor celeridad que la ley; pero en todas ellas el lector hallará los destellos de una honda inteligencia moral y un sigiloso, pero devastador, sentido del humor.


¿Qué nos ha gustado? 
Reflexionando sobre la culpabilidad: si algo resulta exacto en el último trabajo de Ferdinand Von Schirach es el título de la obra. Culpa es como su propio nombre indica, una reflexión de tintes filosóficos sobre la culpabilidad dentro del ámbito de la criminalidad. En poco más de 140 páginas, el autor disecciona uno de los sentimientos más contradictorios que existen en la naturaleza humana, al tiempo que profundiza a través de él en la propia condición del hombre moderno a modo de fábula contemporánea.
Apostando por el realismo: Von Schirach hace en Culpa un retrato real, y a veces incluso brutal, del crimen. Cada historia es una imagen detallada y particularizada de sentimientos y emociones relacionadas con el tema central de la obra y, aunque en algunos casos, la trama resulta un tanto oscura, en otros, Von Schirach crea un auténtico alarde de realidad comprimida que es imposible pasar por alto.


¿Qué no nos ha gustado? 
- Compendio legal: Culpa es, en realidad, un compendio de narraciones de tipo judicial, algunas más largas, otras más sintetizadas, en las que el personaje principal pasa a ser un simple narrador en lugar del protagonista de la acción. No existe como tal una trama con unos acontecimientos unidos sino simplemente pequeñas píldoras narrativas aisladas en las que, la mayor parte del tiempo, se echa en falta más dimensionalidad y profundidad.
- Un narrador sin sentimientos: la frialdad que caracteriza al narrador de Culpa hace que el tono de la novela en general se torne distante con el lector, poco amigable. Y es que más de una vez tendremos la impresión de que la novela parece más bien una narración judicial, tan aséptica como un informe oficial.
- Personajes que no trasmiten: al igual que ocurre con el narrador, los personajes de Culpa están marcados por una personalidad fría y distante que los aleja constantemente del lector. Al final, su presencia resulta meramente anecdótica, incapaz de trasmitir emoción alguna.

Artículos relacionados 
Sorry de Zoran Drvenkar
Tú eres el mal de Roberto Constantini
No soy un serial killer de Dan Wells
La devoción del sospechoso X de Keigo Higashino

0 comentarios :

Publicar un comentario