jueves

Reseña: Cuando tú no estés Sere Prince Halverson

Ella Beene es una bióloga de treinta y seis años que, tras una ruptura sentimental, se muda a un pueblo de California para empezar una nueva vida. Allí conoce a Joe y sus dos hijos, Annie y Zach. Con ellos compartirá tres años repletos de felicidad y alegría, hasta que la trágica muerte de Joe, se lleva con él todos sus secretos. Ella se niega a aceptarlo y siente que su mundo se viene abajo, pero los niños la necesitan más que nunca y no piensa abandonarlos. Cuando tú no estés explora la compleja relación entre dos mujeres que se consideran madres legítimas de los mismos niños, a la vez que se adentra en el complejo mundo de los sentimientos y las emociones humanas de un modo cautivador.

¿Qué nos ha gustado? 
- Emociones a flor de piel: con Cuando tú no estés, Sere Prince Halverson sumerge al lector en un torbellino de sentimientos encontrados y emociones pensado para atrapar los sentidos del lector. La escritora consigue en todo momento aferrar nuestro corazón con momentos cargados de ternura que incluso nos harán recapacitar sobre cuestiones vitales como la importancia de la familia, e instantes llenos de humor que nos depararán alguna que otra carcajada.
- Un estilo acorde: si algo caracteriza la prosa de Halverson en Cuando tú no estés es lo simbiótica que resulta con el carácter sentimental de la trama. La escritora exhibe una gran capacidad para retratar el trasfondo emocional de los personajes con una narrativa sencilla y, al mismo tiempo, efectiva que no cae en complejas metáforas y que apuesta por la claridad como principal rasgo. Esto, unido a los rápidos diálogos y las descripciones concisas, convierten la obra en una lectura muy rápida que pasará por nuestras manos sin casi darnos cuenta.
- Todo sobre madres: en Cuando tú no estés, Halverson hace un precioso retrato sobre la maternidad a través de los dos personajes principales, Ella y Paige. La autora evita los estereotipos que tan convenientemente hubieran resultado para una historia que implica a una madre biológica y a una madre adoptiva para apostar por el realismo y la complejidad humana en cada una de estas dos figuras.

¿Qué no nos ha gustado? 
- No es posible: hacia el final de la novela, la complejidad que adquiere la trama parece ser demasiado para Halverson y la resolución de toda la historia acaba convertida en una exaltación de idealismos y lecciones moralistas que poco o nada tienen de realismo y que contrastan sobremanera con la positivismo imperante en el resto de la obra. Toda la resolución resulta muy conveniente; demasiado conveniente.
- A saltos: aunque no sea un error narrativo alarmante, la línea argumental de Cuando tú no estés peca un poco de inconsistencia. Algunos acontecimientos no están bien hilados y la trama salta de un punto a otro de la historia de forma demasiado abrupta, perdiendo en el transcurso detalles que no encuentran continuidad y rompiendo el ritmo del argumento.

Artículos relacionados 
Los tatuajes no se borran con láser de Carlos Montero
No somos los únicos que llevamos este estúpido apellido de Aude Murail
Las ventajas de ser un marginado de Stephen Chbosky
Alice de Milena Agus

0 comentarios :

Publicar un comentario