viernes

Reseña: Antigua luz de John Banville

"Billy Gray era mi mejor amigo y me enamoré de su madre. Puede que amor sea una palabra demasiado fuerte, pero no conozco ninguna más suave que pueda aplicarse." Así comienza esta magistral novela, uno de los acontecimientos literarios del año. Alexander Clave es un viejo actor de teatro que recuerda su fugaz e intenso primer amor. Un rodaje cinematográfico le llevará a intimar con una joven y popular actriz cuya vida se ha asomado al abismo, y al inesperado hallazgo de respuestas acerca del destino final de las mujeres que marcaron a fuego su vida.

¿Qué nos ha gustado?
- Un estilo con detractores y partidarios: valorar la prosa de John Banville en Antigua luz es entrar en el eterno debate que rodea siempre la narrativa del autor irlandés. Desde luego, en su último trabajo, su estilo sigue deslumbrando por la riqueza de vocabulario y la facilidad con la consigue evocar sentimientos y entornos cargados de intensidad, aunque, también es cierto que peca a veces de exceso de lentitud; una mezcla entre aciertos y defectos, por otro lado, habitual y característica de la prosa de Banville. Por ello, para aquellos que han disfrutado siempre del estilo de este autor, Antigua luz no supondrá ninguna decepción; no así para aquellos a los que nunca les cayó en gracia su prosa.
- Adentrándonos en la memoria: Antigua luz es un retrato minucioso y preciosista sobre los recuerdos y la memoria. Banville describe con bastante rigor todos los secretos que se esconden tras el complejo proceso de recuerdo y olvido, mostrando al lector las paradojas que nos depara el cerebro mientras utiliza para ello una trama de corte realista-amorosa como vía de esta reflexión cuasi biológica.
- Siguiendo los pasos de Cincuenta sombras: los encuentros del protagonista con la señora Gray mantienen un alto voltaje erótico, parecido –aunque salvadas algunas distancias–, al que encontramos en Cincuenta sombras de Grey o en No te escondo nada. Escenas cargadas de intensidad emocional y sexual que nos harán disfrutar al máximo aunque, en esencia, Antigua luz no esté catalogada como literatura erótica.
- Un halo siniestro: en Antigua luz, Banville juega por primera vez con elementos heredados de la literatura gótica –atmósferas lúgubres y asfixiantes; escenarios fantasmales, etc.– que se aprecian, sobre todo, cuando la trama se traslada a Italia, y que aportan un toque interesante y poco habitual en una novela de Banville.

¿Qué no nos ha gustado?
- Un regreso al pasado que cansa: los continuos retrocesos que la trama experimenta entorpecen en gran parte el fluir de los acontecimientos y el ritmo de la novela, sobre todo durante los primeros compases de la obra. Eso sí, según los flashbacks se acercan más a la vida presente de los personajes, este recurso tan tedioso se vuelve menos desafortunado puesto que Banville lo aprovecha como excusa para descubrir al lector algunos de los interrogantes que se van planteando en el argumento.

Artículos relacionados 
Muerte en verano de Benjamin Black
No te escondo nada de Sylvia Day
Baila, baila, baila de Haruki Murakami
Diario de una mariposa nocturna de Rachel Klein

3 comentarios :

A mí me ha parecido una gran novela con personajes bien trabajados, profundidad, toques de humor salvajes y unas descripciones magníficas apoyadas en comparaciones sobresalientes. Eso sí, la riqueza de vocabulario hace que no esté de más tener un diccionario al lado. Un saludo y gracias por el post.

Opino igual, me ha parecido buenísima. Pero vamos, el autor del artículo no opina lo mismo por lo que se lee. Quizá coincido con el en que, en mi caso, me costó entrar en la historia, pero a medida que avanzaba me iba llenando en todo aquello que le pido a un libro: emocionar (por encima de todo) y tener esa sensación de estar delante de algo grande.

Con Banville entramos en un mundo de estilo muy cuidado, vivencia profunda de sensaciones, recreación emocionante de personajes y ambiente, hechos que te llegan al corazón........

Un gran autor.

Eso sí, el que quiera pasar el rato sin más, que lea a Ken Follett u otros creadores de argumento-enganche......Sin ánimo de ofender, yo misma he leído en verano para pasar el rato, dos libros suyos.

Publicar un comentario