martes

Reseña: Aníbal. Enemigo de Roma de Ben Kane

Durante la Primera Guerra Púnica, las legiones romanas derrotaron a Cartago, su único rival en todo el Mediterráneo. Pero hoy Aníbal, un brillante general cartaginés, prepara la venganza. Paralelamente, dos jóvenes (Hanno, el hijo de un confidente de Aníbal, y Quinto, hijo de un terrateniente) se verán inmersos en un periplo que amenaza, cuando ya se oyen tambores de guerra, con destrozar la amistad entre dos chicos criados en imperios enfrentados... No era de extrañar que Hanno y sus hermanos conocieran los detalles de cada escaramuza en tierra y batalla naval durante el conflicto, que en realidad se había prolongado más de una generación. El precio que Cartago había pagado en número de vidas, territorio y riqueza había sido muy elevado, pero las heridas de la ciudad eran mucho más profundas. Su orgullo había sido pisoteado por la derrota y aquella ignominia se había repetido justo tres años después del término de la guerra. Roma había obligado de forma unilateral a Cartago a entregar Sicilia, además de a pagar más indemnizaciones. Aquel acto ruin demostraba sin atisbo de duda, como despotricaba Malchus a menudo, que todos los romanos eran perros traicioneros, sin honra. Hanno estaba de acuerdo y ansiaba que llegara el día en que las hostilidades volvieran a reanudarse. Teniendo en cuenta la ira acumulada que sentía Cartago hacia Roma, el conflicto era inevitable y se originaría en Iberia. Pronto.

¿Qué nos ha gustado?
- Manteniendo el equilibrio: a veces ocurre que la trama de las novelas de género histórico tiende hacia una idealización del entorno del protagonista y hacia un envilecimiento de los antagonistas. Esto, sin embargo, no es algo que encontremos en Aníbal. Enemigo de Roma. Ben Kane presenta la historia de cartagineses y romanos con un absoluto equilibrio entre ambos, sin que, en ningún caso, se pueda hablar de buenos y malos sino, simplemente, de interés encontrados. Algo que, desde luego, contribuye en gran medida a la rigurosidad objetiva de la novela y de sus figuras narrativas.
- Sin bajar nunca las armas: Aníbal. Enemigo de Roma es una novela que difícilmente aburrirá al lector. Conflictos personales y militares, giros imprevistos de los acontecimientos, traiciones, romances y, sobre todo, mucha acción contenida son la clave de esta obra que combina la historia y la ficción pero siempre asegurando, en todo momento, el interés del lector, especialmente de aquellos que sienten más afinidad con el género histórico.
- Adiós Rómulo. Hola Aníbal: Kane es un autor que ya nos sorprendió con su serie de novelas protagonizadas por los esclavos Rómulo y Fabiola que se inició con La legión olvidada. Pero aunque esta saga tenía de por sí mucha calidad narrativa, con Aníbal. Enemigo de Roma, Kane ha superado el listón previo interpuesto. El último trabajo del escritor norteamericano es una obra más perfeccionada que su antecesora puesto que cuenta con un nivel más alto en cuanto a la construcción de personajes y una trama más dinámica y completa que su predecesora.
- En plena batalla contra los cartagineses: donde verdaderamente destaca Aníbal. Enemigo de Roma es en el trasfondo histórico. Kane hace una magnífica labor en cuanto a la reconstrucción de la época en la que se insertan los protagonistas por lo que el lector no tendrá dificultad alguna en sentirse inmerso en la guerra entre cartagineses y romanos como si formara parte de ella. Especial mención merecen las contextualizaciones de los enfrentamientos armados, sobre todo los capítulos correspondiente con la batalla de Trebia y el sitio de Sagunto.

¿Qué no nos ha gustado?
- Despertando algunas dudas: aunque desde el punto de vista de la rigurosidad histórica poco se puede decir en contra de Aníbal. Enemigo de Roma, hay, sin embargo, ciertos detalles que resultan un tanto dudosos en el apartado ficcional de la trama. Véase, por ejemplo, la influencia incomprensible que ejercen los sicilianos sobre la familia romana protagonista tras capturar a sus hijos; un giro argumental que tiene más de suceso improvisado y conveniente que de hecho coherente.

Artículos relacionados 
Los asesinos del emperador de Santiago Postiguillo
Tirano, el rey del Bósforo de Christian Cameron
El imperio de plata de Conn Iggulden
La hija del Nilo de Javier Negrete

0 comentarios :

Publicar un comentario