martes

Reseña: Alice de Milena Agus

Alice deja su pueblo para iniciar una nueva vida en Cerdeña. Ocupa el piso de su tía, en un edificio frente al mar, y poco a poco encuentra en sus vecinos una nueva familia. En la planta alta vive un anciano violinista, Mr. Johnson. En la planta baja, Anna, una mujer humilde y pródiga en confianza y ternura. También están Giovannino, un niño lo suficientemente sabio para educarse a sí mismo, y Natascia, tan celosa que vive la pesadilla constante de perder a su novio. Cada uno lleva a cuestas su obsesión, su locura grande o pequeña, sus miedos y sus sueños de amor que, a veces, pueden cumplirse del modo más inesperado.

¿Qué nos ha gustado?
- Charlando entre amigos: al igual que en La imperfección del amor, Milena Agus utiliza en Alice un estilo cercano y directo que convierte su última novela en un coloquio distendido entre los diferentes personajes, que tiene más de conversación informal que de novela retorcida y sesuda. Algo que, desde luego, aporta un toque mas inmediato a la trama, a pesar de su inherente profundidad.
- Lucha por vivir: Alice es un canto a la vida, a la vejez y a la lucha personal que no dejará indiferente a nadie. Y es que cuando cerramos finalmente la novela de Agus nos entran ganas de salir a la calle y enfrentarnos con fervor y convencimiento a todo aquel que se atreva a decir que la ancianidad es el peor estadio de la existencia humana.
- Todos son protagonistas: en Alice es difícil hablar de un personaje central indiscutible. Ninguna de las figuras narrativas con las que nos vamos encontrando posee menos importancia, ni peor construcción literaria, que el resto aunque sea Alice la cara visible de todos ellos. Mención aparte, sin embargo, merece el señor Johnson cuya presencia se volverá imprescindible en la obra y en el corazón del lector.

¿Qué no nos ha gustado?
- Repetición temática: algunos de los temas presentes en Alice son los mismos que encontramos en La imperfección del amor o en Mal de piedras. Esto no resultará problema alguno para aquellos que no han leído aún las obras precedentes de Agus; pero para quienes sí lo han hecho, resultará un tanto decepcionante comprobar que la autora no se ha arriesgado en nada en su último libro y que se ha limitado a recuperar algunas recurrencias temáticas que ya utilizó en el pasado para dar forma a Alice.


Artículos relacionados 
La delicadeza de David Foenkinos
La abuela Lola de Cecilia Samartín
Éste es mi lugar de Kate Racculia
Rosa cándida de Auður Ava Ólafsdóttir

2 comentarios :

Coincido en tus afirmaciones sobre la falta de valentia por abordar nuevas propuestas tematicas. La autora esta segura en estos contornos narrativos y continua por la misma senda, lo que limita el valor literario de la novela.
Un saludo.
Me gustan tus comentaros

Publicar un comentario