viernes

Reseña: Volverá a reír la primavera de José Luis Olaizola

En los prolegómenos de la guerra civil, un joven alto, de buena presencia y siempre impecablemente vestido comenzará a destacar con fuerza propia en el panorama político: José Antonio Primo de Rivera. Sus ideas, energía y carisma harán de él un líder en el que tantos se vieron reflejados y al que tantos amaron. Será precisamente a través de los enamorados ojos de Marián Acosta, la hija mayor de una distinguida familia madrileña, como veremos ascender a José Antonio de simple abogado a fundador de la Falange, así como su posterior encarcelamiento y muerte. Sin embargo, los estrechos vínculos de todos los miembros de la familia con José Antonio traerán trágicas consecuencias: el padre, don Antonio, un conocido defensor de la causa republicana, y José María, el vástago menor, serán cruelmente fusilados, mientras que Ignacio, un joven idealista que estará presente junto a Primo de Rivera en la gestación del partido, salvará la vida milagrosamente.

¿Qué nos ha gustado?
- Concreto y directo: el estilo de José Luis Olaizola en Volverá a reír la primavera es tan claro como lo fue en La niña del arrozal. El escritor nacido en San Sebastián no se pierde en descripciones tediosas ni en diálogos sin sentido. Va directo a la esencia de la trama, sin rodeos, pero tampoco sacrificando en el camino los recursos literarios ni los giros poéticos que inserta de vez en cuando.
- Lo bueno, si breve…: Volverá a reír la primavera es una novela muy corta que se lee en apenas unas horas si nos dedicamos a ella por completo. Además, su extensión resulta aún más breve de lo que realmente es puesto que la interesante trama y la prosa rápida de Olaizola la convierten en una novela de lectura muy rápida, aunque no por ello menos entretenida.
- Una documentación de libro: Volverá a reír la primavera cuenta con el rigor histórico a su favor. La preponderancia que Olaizola hace de la historia frente a cualquier otro género convierte la novela en una reconstrucción bastante fiel de los acontecimientos que rodearon la vida de Primo de Rivera, a excepción de algunas licencias literarias que de vez en cuando se insertan en la trama.

¿Qué no nos ha gustado?
- La historia en primer plano: aunque a simple vista pueda parecer que Volverá a reír la primavera es una novela de amor con una destacada carga romántica, sobre todo por la portada tan evocadora que tiene, lo cierto es que ésta es solo una impresión equivocada. La última obra de Olaizola es, ante todo, una obra histórica en la que el romance, personificado en la relación de Marian y José Antonio Primo de Rivera, queda en un segundo plano muy por debajo de la línea argumental que se centra en los acontecimientos históricos. De hecho, tan subordinado queda el toque romántico que se echa en falta un poco más de intensidad en este sentido a lo largo de toda la obra.
- Frialdad narrativa: cuando terminamos la lectura de Volverá a reír la primavera, el lector tiene la vaga sensación de que acaba de leer un artículo de prensa, un reportaje sobre la vida de Primo de Rivera que no va más allá de lo histórico. Falta algo más de emoción que nos ofrezca un valor añadido además de la narración casi aséptica de la vida del creador de la Falange.

Artículos relacionados
Assur de Francisco Narla
La tabla esmeralda de Carla Montero
La conjura de Cortés de Matilde Asensi
Los asesinos del emperador de Santiago Postiguillo

0 comentarios :

Publicar un comentario