viernes

Reseña: Tirano, el rey del Bósforo de Christian Cameron

En el capítulo anterior de la saga, Tirano. Juegos funerarios, los gemelos Sátiro y Melita, herederos de un próspero reino a orillas del mar Negro, son obligados a exiliarse tras el asesinato de su madre a manos de Herón, un antiguo camarada de su padre. Ahora Herón gobierna el reino que les pertenece, pero no sabe que Sátiro y Melita se han endurecido en las batallas libradas por los sucesores de Alejandro Magno. Esta vez, en cuanto reúnan sus fuerzas nada ni nadie les impedirá planear su venganza?

¿Qué nos ha gustado? 
- La guerra es llevadera: por lo general, las novelas que poseen una importante carga de trasfondo bélico suelen resultar muy específicas en cuanto a detalles militares, armamento y estrategias para aquellos lectores no demasiado acostumbrados a este tipo de lecturas. En Tirano, el rey del Bósforo, sin embargo, Christian Cameron consigue superar esta traba sin problemas y su panorámica de los enfrentamientos armados se vuelve amena y bastante asequible para todo tipo de lectores.
- El mundo de lo místico: la inclusión de elementos sobrenaturales que ya viene siendo habitual en esta saga, vuelve transportar al lector al entorno místico de las creencias y supersticios clásicas sobre el que poco autores de ficción histórica se han atrevido a profundizar hasta ahora pero en el que Cameron parece haber encontrado su punto de anclaje. El escritor norteamericano no solo hace una gran reconstrucción de este universo quimérico, a medio camino entre la realidad y la fantasía, sino que aporta a través de él un interesante contraste a las sangrientas y cruentas batallas que pueblan el resto de la novela.
- ¡Cuidado! Batallas a la vista: el carácter bélico del resto de las novelas de Cameron ya nos hacía presagiar que Tirano, el rey del Bósforo iba a presentar una línea muy similar a estas; con combates masivos en cada capítulo y escenas sangrientas. No obstante, el entorno militar que rodea la vida de los gemelos Satiro y Melita se siente más real que en las anteriores obras de la saga; cargado de ofensivas, sí, pero también con más incidencia en las sensaciones que rodean las batallas. Cada escena militar transporta al lector al frente, hasta casi sentir el mismo dolor y fuerza de los soldados que componen la novela.

¿Qué no nos ha gustado?
- La elite pedante: en su intento por reproducir el ambiente intelectual de la época dentro de la novela, Cameron convierte los discursos de los personajes pertenecientes a las clases altas en verborreas cargadas de referencias a los clásicos que resultan, sin duda, artificiales y, en muchos casos, fuera de lugar.
- Falta de garra: aunque Tirano, el rey del Bósforo es una novela muy bien construida, Cameron no consigue en este último trabajo despertar las emociones e impresiones que otros autores, como Holland o McCollugh, sí han logrado con novelas de temática y línea similar. La vida de Satiro y Melita no pasa de una simple narrativa histórica en la que se echa en falta, en algunos casos, más atractivo y originalidad, en definitiva, más gancho y poder narrativo para mantener a los lectores atados a la novela.

Artículos relacionados
El imperio de plata de Conn Iggulden
Assur de Francisco Narla
La hija del Nilo de Javier Negrete
Aléxandros de Valerio Massimo Manfredi

0 comentarios :

Publicar un comentario