lunes

Reseña: Pasado imperfecto de Julian Fellowes

¿Y si nos termináramos arrepintiendo de no habernos atrevido a cometer errores? Damian Baxter es un hombre inmensamente rico con una única preocupación: encontrar al heredero adecuado para recibir su gran fortuna. Se pone en contacto con el narrador, un antiguo amigo suyo de Cambridge, para pedirle ayuda. Aunque cuarenta años después las cosas han cambiado y él odia a Baxter, decide aceptar. Siempre es agradable saber de un viejo amigo pero a su edad es más interesante saber algo de un viejo enemigo… A partir de una carta anónima que Damian recibió de una de sus antiguas novias, en la que se le da a entender que llegó a tener un hijo, el narrador se compromete a encontrar a su vástago. La búsqueda nos sumerge en el extraordinario ambiente social de la Temporada de Londres en plenos años sesenta, donde familias aristocráticas intentaban encontrar buenos partidos para sus hijas, mientras que alguien aderezaba con marihuana los brownies de las fiestas que se celebraban en el museo de cera. Fue un tiempo en el que todas las cosas parecían estar en continuo cambio -y así era, aunque no siempre en la dirección esperada.

¿Qué nos ha gustado?
- Escondiendo detalles: Julian Fellowes juega de manera bastante acertada y convincente con los detalles a lo largo de toda la trama, de tal forma que consigue mantener el misterio y la intriga en el argumento a modo de constante interrumpida. Así, conocemos a los personajes pero no algunas de las relaciones que estos mantienen entre sí y, conforme se van desvelando poco a poco las conexiones que les une, el lector no solo se topa con alguna que otra sorpresa sino también ante la verdadera esencia del argumento, que subyace de manera muy conveniente bajo estos velados descubrimientos.
- La humanidad de los ricos: al igual que la aclamada Downton Abbey, Pasado imperfecto basa parte de su atractivo en la interesante humanización que Fellowes hace de la jet set inglesa de mediados de siglo. A través de los relatos intercalados de los diferentes personajes, el lector se adentra en el esnobista y frívolo mundo de los ricos pero también en sus vidas personales, marcadas por sus propios problemas y temores, y en su compleja adaptación a unos tiempos que nada tienen que ver con el pasado ideal en el que antaño vivieron. Una trama de contrastes en la que se aprecia la cara y la cruz de la alta sociedad.
- Personajes para trasladarnos al pasado: si en algo sobresale Pasado imperfecto es en sus personajes. Todas las figuras narrativas que pueblan la novela poseen un carisma inigualable que Fellowes borda con hilo fino. El lector no tarda en sintonizar y sentirse cómodo en compañía del esperpéntico pero interesante grupo de protagonistas y sus distintas formas de actuar resultan superficiales, en muchos caso, pero realistas, ajustadas por completo a las exigencias de la época en la que se enmarcan.
- Estilo narrativo con tintes de comedia de costumbres: al igual que ya dejó entrever en su primera novela, Snob, Pasado imperfecto posee una prosa que invita a seguir leyendo. Sencilla pero no por ello endeble, cargada de un fino humor made in Inglaterra que nos recuerda a las novelas de costumbres de la época. Un estilo interesante que confluye con la trama de manera indisoluble.

¿Qué no nos ha gustado?
- Deja tu opinión: la trama de Pasado imperfecto está cargada, en exceso, de opiniones y valoraciones que Fellowes inserta de una forma un tanto forzada. El autor no deja pasar ni una sola ocasión para introducir estas pequeñas píldoras personales que, desde luego, ofrecen un enfoque muy particular a la novela pero que también pueden llegar a cansar por su reiterada presencia.

Artículos relacionados
Volverá a reír la primavera de José Luis Olaizola
La canción de los maoríes de Sarah Lark
Corazón blanco, corazón negro de Jonathan Odell
La caída de los gigantes de Ken Follett

1 comentarios :

Un libro muy entretenido, lo acabo de terminar, en el que, efectivamente, sobran las larguísimas peroratas del autor dejándonos sus impresiones. Sobran la mitad de las páginas, de hecho. Entretenido, sin más.

Publicar un comentario