jueves

Reseña: No te escondo nada de Sylvia Day

«Gideon Cross apareció en mi vida como un rayo en la oscuridad… Era guapo y brillante, imprevisible y sensual. Me atraía como nadie ni nada lo había hecho nunca». Una novela de alto voltaje, provocativa y apasionada que no podrás soltar desde la primera a la última página. No te escondo nada, la nueva y sensual novela que arrasa en Estados Unidos, es la primera entrega de la trilogía Crossfire. Con cientos de miles de ejemplares vendidos, el fenómeno no ha hecho más que empezar...

¿Qué nos ha gustado?
- Un estilo fluido: la prosa de Sylvia Day no tarda en convencer al lector gracias a la mezcla de sencillez y amenidad con la que la autora norteamericana conduce los acontecimientos. El vocabulario no resulta tan repetitivo ni los diálogos tan insulso como ocurre en algunas de las muchas novelas de corte erótico que han empezado a propagarse después del boom de Cincuenta sombras de Grey, y tampoco se repiten las mismas frases recurrentes una y otra vez; algo de agradecer que alivia, además, la pobreza lingüística y gramatical.
- No nos detenemos nunca: si algo caracteriza la trama de No te escondo nada es su dinamismo. Day no parece querer dejar un solo capítulo sin que ocurra algo y, aunque a veces no queda muy claro el giro que toman los acontecimientos, el argumento es un continuo fluir de sucesos y enredos.
- El lujo de la clase alta: No te escondo nada cuenta a su favor con un entorno de lujo y grandiosidad que enseña al lector la cara más fastuosa de las clases poderosas de Nueva York pero que, al mismo tiempo, aporta a los acontecimientos un escenario de excepción, atractivo por su propia fachada de suntuosidad.

¿Qué no nos ha gustado?
- Basta de piropos: No te escondo nada cae en un error que ya comentamos en su momento al reseñar Cincuenta sombras de Grey. Las alabanzas exageradas, las descripciones empalagosas y las constantes repeticiones sobre la belleza y perfección de Gideon resultan tan empastadas y artificiales como en la novela de E.L.James. Con una vez que se describa al sex symbol de la novela es suficiente.
- Sexo, sexo y sexo: la cantidad desmedida de escenas sexuales que hay en No te escondo nada resulta poco creíble. De hecho, durante la primera parte de la obra, las constantes referencias sexuales que Day inserta cada diez páginas resultan apasionadas e interesantes pero cuando la única recurrencia de la trama son escenas mórbidas sin ningún trasfondo adicional, la historia empieza a cansar.
- Esto me suena de algo: la similitud entre No te escondo nada y Cincuenta sombras de Grey es más que obvia. Y ya no solo por el mero hecho de que ambas se enmarcan en el mismo género sino que los paralelismos argumentales entre ambas roza a veces la peligrosa línea del plagio. El personaje de Gideon es una copia burda y poco disimulada de Christian; la relación con tintes de obsesión de los protagonistas de No te escondo nada no deja de recordarnos a la de Anastasia y Christian; y así un largo etcétera. Para quienes deseen revivir la tormentosa relación creada por E.L.James, la obra de Day es la elección idónea pero para quienes busquen algo ligeramente diferente, ésta no es desde luego, la mejor opción.

Artículos relacionados
Tentación de Nicole Jordan
Luna de agosto de Laura Kinsale
La casa del viento de Titania Hardie

3 comentarios :

Estilo de escritura pobre. Copia de lo peor que se ha publicado en este país en términos literarios y me refiero a la trilogía de E.L. James. Nada atractivo y estúpido en su totalidad.

por muy estupido que te paresca no seria tan famoso si asi lo fuera por mi parte yo si lo encontre entretenido y por mi que E.L. james escribiera 100 libros mas y los 100 los leeria y si no sabes volveria a leer la trilogia hasta que me aprenda los tres libros de memoria

Les recomiendo http://goo.gl/Nvr2e6 pueden encontrar la trilogia completa gratis

Publicar un comentario