jueves

Reseña: Luna de agosto de Laura Kinsale

Lord Ransom Falconer, duque de Damerell, acude a la casa de Merlín Lambourne en busca del prodigioso artilugio que este reputado inventor está construyendo. Su adquisición podría ser de vital importancia para ayudar a la Corona británica a derrotar a Napoleón. Lo que el aristócrata jamás habría imaginado es que bajo el nombre de Merlín Lambourne se esconde una mujer, una joven brillante y cautivadora que despertará en él una atracción imposible de reprimir.Para Merlín Lambourne, la interrupción del duque de Damerell supone una gran contrariedad. Una vida dedicada a la ciencia no admite pausas ni intromisiones. Solo cuando el avance de las tropas francesas sea inminente, Merlín aceptará a regañadientes la protección brindada por Lord Falconer y se instalará en su finca en el campo para dedicarse plenamente a su invento. Pero el peligro seguirá sus pasos hasta la mansión, donde el duque de Damerell estará dispuesto a arriesgarlo todo, incluso su propia vida, a fin de salvar a la mujer que se ha apropiado de su corazón.

¿Qué nos ha gustado?
- Prepárate para reír: Luna de agosto es una novela romántica, sí, pero posee igualmente un divertido y ameno toque humorístico que hace disfrutar al lector de las escenas de amor más divertidas que hemos leído en mucho tiempo, sin que caiga la novela, en ningún momento, en lo absurdo.
- Parejas con chispa: la química entre Merlin y Ransom y también la tensión que se crea entre Shelby y Jacqueline da suficiente juego como para disfrutemos de momentos llenos de ternura y entendimiento mutuo pero sin que ninguna de las dos relaciones resulte pedante y empastada.
- Nada de romance basura: aunque estemos acostumbrados a identificar la mayoría de la literatura rosa como chick lit o novelas ligeras sin calidad, lo cierto es que con Luna de agosto, Kinsale demuestra que es posible aunar una narrativa más que decente y una temática amorosa. Muestra de ello es la complejidad que desarrollan los personajes, especialmente Merlin y Ransom, que consiguen desligarse por completo de los clichés típicos tan manidos en esta literatura.

¿Qué no nos ha gustado?
- ¿Esto es real?: a pesar de ser una novela romántica de ambientación histórica, Laura Kinsale se toma tantas licencias que la obra acaba pareciendo algo irreal que nada tiene que ver con el periodo histórico en la que se ubica.
- Un poco más de fortaleza: Merlin, a pesar de ser la figura central de Luna de agosto, es una protagonista bastante débil. Su falta de iniciativa inicial y su incapacidad para ver lo que ocurre a su alrededor se vuelve un tanto desesperante en algunos capítulos aunque, por suerte, esta flaqueza vaya desapareciendo poco a poco.

Artículos relacionados
Amor bajo el espino blanco de Ai Mi
Agua para elefantes de Sara Gruen
La casa del viento de Titania Hardie
Tú y yo aquí, ahora de Jay Asher y Carolyn Mackler

2 comentarios :

Lo peorcito que ha salido de esta autora. Es una grande entre las grandes en la romántica histórica, pero decepcionante con este. Seguiremos esprando a que publiquen las que faltan.

Que libro más malo, pero malo malo, una pena.

Publicar un comentario