martes

Reseña: En el corazón del bosque de John Boyne


Una mañana muy temprano, mientras sus padres aún duermen, Noah Barleywater se escapa de casa. En ayunas y sin dinero, se adentra en el bosque y no se detiene hasta llegar a un pueblo donde se encuentra con la tienda de juguetes más especial que cabe imaginarse: no sólo las hermosas marionetas de madera que pueblan los estantes se comportan como si estuvieran vivas, sino que también hay animales, vehículos y todo tipo de objetos inesperados.
Un amable anciano, que fabrica los juguetes, lo invita a comer e intenta averiguar el motivo de su huida, y ante el silencio del niño, le cuenta la historia de su vida. Noah, perplejo, escucha atentamente el relato, lleno de aventuras increíbles, de orgullo por las proezas logradas, pero sobre todo de remordimiento por las promesas no cumplidas. Las palabras del misterioso anciano llevarán al niño a tomar una decisión que cambiará su vida.

¿Qué nos ha gustado?
- Profundidad y reflexión: al igual que ya ocurrió con El niño con el pijama de rayas, John Boyne construye En el corazón del bosque a modo de lectura reflexiva en la que el escritor irlandés invita al lector, con cada acontecimiento que atraviesa la vida de Noah, a recapacitar acerca de temas trascendentales como la soledad, la huida y los problemas personales. No nos dejemos engañar, por tanto, por la juventud del protagonista de esta novela. En el corazón del bosque es una obra totalmente para adultos y poco recomendable para los más jóvenes por su enorme complejidad.
La narrativa de Boyne: el estilo del escritor irlandés vuelve a estar en su auge en En el corazón del bosque. Una narrativa detallista pero, al mismo tiempo, colorida e imaginativa que acerca al lector al extraño y precioso mundo interior de un niño con todas sus complejidades y particularidades.
¿Quién es el dueño?: la identidad del propietario de la tienda de juguetes es uno de los principales misterios de En el corazón del bosque. Y, aunque muchos lectores irán percibiendo quién es realmente este personaje conforme la trama se vaya desarrollando, o al menos sospechándolo, su presencia encierra un simbolismo tan poderoso que lo convierte, sin lugar a dudas, en la figura más destacadas de la novela junto a Noah.
Una trama sobre la madurez: Boyne juega con la figura de la infancia y los personajes metafóricos para transformar la trama en una alegoría sobre el crecimiento personal y el paso a la madurez, siguiendo una línea muy similar, aunque sin poder equipararse, a la de uno de los grandes clásicos de la literatura: El principito de Antoine de Saint- Exupèry.

¿Qué no nos ha gustado?
No esperes prisasEn el corazón del bosque es una novela pensada y escrita para adentrar al lector en el trasfondo de la infancia y en la reflexión constante. El dinamismo en el desarrollo de los acontecimientos o la tensión narrativa no son, precisamente, sus grandes fuertes.

Artículos relacionados
Frío de Laurie Halse Anderson
Tokio blues de Haruki Murakami
La abuela Lola de Cecilia Samartín
Si no despierto de Lauren Oliver

0 comentarios :

Publicar un comentario