martes

Reseña: En el camino de Jellicoe de Melina Marchetta

Taylor Markham no es muy popular. Ella es imprevisible y nunca llega a tiempo a las reuniones. Por no mencionar el incidente en el que corrió en busca de su madre y se quedó a medio camino de Jellicoe. Pero, al haber pasado la mayor parte de su vida interna en la escuela, ha acabado convirtiéndose en alguien valioso. Sobre todo ahora que los Cadetes tienen un nuevo líder, el infame Jonah Griggs, y las guerras territoriales entre los tres grupos, los alumnos de Jellicoe, los Paisanos y los Cadetes, están a punto de reanudarse. Sin embargo, Taylor tiene otras cosas en mente: Un árbol, el Ermitaño que le susurró al oído y un dibujo vagamente familiar en la comisaría de policía local.

¿Qué nos ha gustado?
- Une las piezas: Melina Marchetta convierte En el camino de Jellicoe en una suma de historias fragmentadas pero muy bien cimentadas que solo adquieren fundamento cuando el lector las va uniendo entre sí. Eso sí. La escritora suministra las piezas de este gigante rompecabezas con tino a lo largo de toda la obra de tal forma que solo al final conseguimos apreciar lo bien pensada que está la trama.
- Una protagonista con personalidad: Taylor es una protagonista que no tarda en enamorar al lector. Su presencia y, sobre todo, su personalidad, se dejan notar desde las primeras páginas hasta volverse imprescindible. En comparación, el resto de personajes quedan más relegados aunque, y esto es realmente de agradecer, no por ello cedan ante los clichés.
- Con varios ases en la manga: En el camino de Jellicoe esconde tras de sí más de un giro imprevisto y muchas sorpresas que mantendrán en vilo al lector mientras éste intenta desentrañar junto a Taylor los secretos que se ocultan en su pasado. Igualmente interesante resulta el entorno de las guerras entre clanes que sirven como trasfondo a la historia principal puesto que aporta un escenario muy peculiar e interesante a todo el argumento.

¿Qué no nos ha gustado?
- Las portadas engañan: cuando uno se acerca por primera vez a En el camino de Jellicoe y contempla su portada, espera encontrar en sus páginas una historia amena e incluso divertida. Nada más lejos de la realidad. La trama de la última novela de Marchetta está más cerca del drama que del humor y, desde luego, su colorida portada no hace justicia al contenido.
- Un principio un poco descabezado: el inicio de En el camino de Jellicoe, sobre todo, los dos primeros capítulos, son un auténtico caos en los que el lector va leyendo sin comprender absolutamente nada. Los personajes se entremezclan, las explicaciones faltan y la narrativa se vuelve imprecisa. Es a partir del episodio quinto cuando Marchetta consigue ordenar todo el maremagnum inicial para dar paso a un argumento que, eso sí, no vuelve a caer en el error inicial.

Artículos relacionados
Los besos no se gastan de Raquel Martos
Tokio blues de Haruki Murakami
Por trece razones de Jay Asher
Desde mi cielo de Alice Sebold

0 comentarios :

Publicar un comentario