martes

Reseña: El índice del miedo de Robert Harris

Alguien trata de destruirlo. Y él debe descubrir quién y por qué antes de que sea demasiado tarde. Su nombre es desconocido para el gran público. Pero en el exclusivo círculo de las grandes fortunas el doctor Alexander Hoffmann es una leyenda. Lleva años multiplicando el dinero de sus clientes gracias a un poderoso software que convierte en oro todo lo que toca. En los mercados financieros, las emociones humanas desempeñas un papel decisivo, y Alex ha creado un revolucionario sistema de inteligencia artificial que se alimenta del miedo de los inversores para predecir los movimientos y ganar dinero. Mucho dinero. Una tarde, al regresar a su mansión de Ginebra junto a su esposa, Alex descubre un paquete sorpresa con una primera edición de La expresión de las emociones en los animales y en el hombre, de Darwin. No sabe quién se la ha enviado y tampoco le da demasiada importancia, aunque se sorprende al ver marcado un capítulo sobre el miedo. Pero cuando horas más tarde, durante la noche, Alex se levanta ensangrentado en la cocina de su casa después de que un intruso lo deje inconsciente, entiende que su vida corre peligro. Así comienzan veinticuatro horas de violencia y paranoia en las que él, cada vez más desesperado, tratará de descubrir quién intenta destruirlo. Porque en el ocaso de ese día fatídico, los mercados financieros enloquecen y su mundo, que es también el nuestro, puede transformarse de manera trágica para siempre.

¿Qué nos ha gustado? 
- La tecnología de Clancy y la trama de Crichton: El índice del miedo recuerda en trama y presencia tecnológica a las novelas características de Clancy y Crichton. Está claro que Robert Harris se ha inspirado en sus dos compatriotas para convertir su nuevo trabajo en una combinación de ambos, que no aporta nada nuevo pero que fusiona a dos de las maestros del thriller como nunca antes se había hecho.
- No puedo esperar para conocer tus secretos: la intriga de El índice del miedo se basa sobre todo en la incertidumbre. Y es que, desde las primeras paginas, el lector no sabe con exactitud cuál es el origen del problema al que se enfrenta Alex lo que incrementa el suspense que existe alrededor de los acontecimientos de forma exponencial. La propia ambigüedad con la que Harris aborda los acontecimientos multiplica aún más este efecto de incertidumbre hasta hacer que el lector entre en una lectura desesperada cuya único objetivo es descubrir los enigmas que se ocultan en la trama para entender lo que está ocurriendo.
- Sin perder las buenas costumbres: exceptuando el capítulo de personajes, el resto de elementos característicos que suelen acompañar a las obras de Harris están más que presentes en El índice del miedo. No falta la acción frenética, los giros radicales en el argumento y los componentes mas espectaculares –persecuciones, secretos, enemigos– que acompañan todos sus thrillers.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Un protagonista frío como el hielo: como personaje central, Alex Hoffmann carece por completo del brillo y el carisma que suele acompañar a los protagonistas de las novelas de Harris. Su personalidad resulta demasiado distante, casi introspectiva, y en ningún momento consigue crearse una sólida relación de interacción con el resto de figuras narrativas. Ni siquiera la conexión con su esposa Gabrielle pasa de un simple intercambio de palabras frías sin profundidad alguna.
- Muchas esperanzas, pocos resultados: después del buen sabor de boca que nos dejó Harris tras El poder en la sombra, las expectativas ante la nueva novela del autor norteamericano estaban en un listón alto. Tal vez demasiado alto. Pero, en cualquier caso, El índice del miedo no es ni de lejos tan buen thriller como su predecesor sino más bien una novela que tiene más de debut de principiante que de obra consagrada.

Artículos relacionados 
El amuleto de Medusa de Robert Masello
Solo para tus ojos de Tim Kring y Dale Peck
Defender a Jacob de William Landay
Los 500 de Mathew Quirk

2 comentarios :

He leído la crítica a ver si me enteraba de algo respecto a este libro que acabo de leer y me ha dejado un poco perpleja. Sigo sin enterarme, pero el fallo es mío, obviamente. Me ha gustado la reseña, sí a mi tb me pareció fría la relación Alex-Gaby, de hecho no sé qué le ve ella a él, la verdad. Aunque ella tampoco me entusiasma, me resulta poco más que un cliché sobre "lo femenino".
Eso sí, es un desafío para el escritor centrarse en un libro que transcurre en un solo día.
Me gustaría aclarar una cosa. Clancy y Crichton eran estadounidenses y Robert Harris es británico. Por muy "especial" que sea la relación entre el Reino Unido y los EE. UU., yo no les consideraría compatriotas.

Gracias por tu comentario Bona Caballero!! Creo (si mal no me equivoco) que Robert Harris tiene ascendencia americana. En una biografía reciente del autor se especificaba que era "medio norteamericano" porque su abuelo o algo así procedía de EE.UU. De ahí lo de compatriota. Puede que sea una información errónea y que tú tengas razón así que lo revisaremos por si acaso. Y no te preocupes. El índice del miedo es una obra compleja, con muchas ideas entrelazadas que cuesta mucho asimilar. Algunos pasajes requieren de una doble lectura, incluso. No desesperes!!! Ah, y gracias por tu apunte. Muy acertado, sin duda.

Publicar un comentario