viernes

Reseña: El evangelio de las aves de Adam Novy

Una ciudad sin nombre que hace frontera con China, Bolivia, Angola, Oklahoma y su archienemiga Hungría está controlada por el tirano juez Giggs. Dos de sus habitantes, Zvominir y Morgan, padre e hijo, poseen un don: son capaces de controlar a los pájaros y lograr que hagan su voluntad. Cuando una plaga de aves que amenaza con tapar el sol se cierne sobre la ciudad, sólo ellos pueden salvarla. Pero no se ponen de acuerdo en cómo usar este poder: el padre se somete sin vacilar a las órdenes del juez; el hijo, en cambio, se alía con una comunidad que vive en túneles subterráneos y que prepara una revolución.

¿Qué nos ha gustado?
- Nos hacemos mayores: la trama de El evangelio de las aves esconde tras de sí una preciosa metáfora sobre la madurez personal y el crecimiento adolescente que recuerda en cierto modo a otras obras mas clásicas como El guardián entre el centeno. Y es que, a través de la vida de Morgan y, sobre todo, gracias a la compleja relación que este mantiene con su padre, Adam Novy nos acerca un relato profundo en el que no deja de reflexionar sobre el paso trascendente y decisivo de la infancia a la etapa adulta, ahondando con especial interés en la necesidad de la reafirmación personal.
- La riqueza del mundo adolescente: las figuras centrales de El evangelio de las aves son, sin duda, los personajes adolescentes. Novy nos muestra con bastante acierto todas las contradicciones y dilemas de la juventud, los sentimientos encontrados y los miedos, gracias a la gran construcción psicológica que presentan Morgan, Katherine, Mike y Jane. La profundidad que presentan cualquiera de los personajes adolescentes supera con creces la simpleza de los adultos que aparecen con unas características mas estereotipificadas y llanas.
- Trasfondo simbolista: El evangelio de las aves es una novela que no deja de sorprendernos ante la gran cantidad de simbolismos que encierra. Cada acción, cada palabra y cada objeto ocultan una doble lectura que no pasa desapercibida y que hace que la trama adquiera unas connotaciones alegóricas que superan la aparente linealidad argumental.

¿Qué no nos ha gustado?
- Mezcla de estilos: Novy juega en El evangelio de las aves con una prosa que difícilmente puede ser calificada con un solo adjetivo. A veces divertida y amena; otras densa y poética. El autor cambia su estilo narrativo de forma constante, haciendo que la novela se desarrolle en una gran amplitud de registros que resulta, en ocasiones, demasiado variable e inconsistente.
- Date prisa: a grandes rasgos, y exceptuando algunos capítulos mas dinámicos, El evangelio de las aves es una novela lenta, que profundiza más en el cómo que en el qué. Aun así, las ultimas cincuenta páginas rompen con este ritmo narrativo tan bien establecido durante toda la trama de forma demasiado radical, acelerando la conclusión innecesariamente y haciendo que el lector pierda todo el potencial que prometía el desenlace.

Artículos relacionados
Tokio blues de Haruki Murakami
Desde mi cielo de Alice Sebold
Si no despierto de Lauren Oliver
Rosa cándida de Auður Ava Ólafsdóttir

0 comentarios :

Publicar un comentario