jueves

Reseña: Aleación de ley de Brandon Sanderson

Han pasado ya trescientos años desde los acontecimientos narrados en la trilogía Nacidos de la Bruma (Mistborn) y Scadrial se encuentra ahora cerca de la modernidad: ferrocarriles, canales, iluminación eléctrica y los primeros rascacielos invaden el planeta. Aunque la ciencia y la tecnología están alcanzando nuevos retos, la antigua magia de la alomancia continúa desempeñando un papel fundamental. En una zona conocida como los Áridos existen herramientas cruciales para aquellos hombres y mujeres que intentan establecer el orden y la justicia. Uno de estos hombres es Lord Waxillium Ladrian, experto en metales y en el uso de la alomancia y la feruquimia. Después de vivir veinte años en los Áridos, Wax se ha visto obligado, por una tragedia familiar, a volver a la metrópolis de Elendel. Sin embargo, y a su pesar, deberá guardar las armas y asumir las obligaciones que exige el hecho de estar rodeado de la clase noble. O al menos eso cree, ya que aún no sabe que las mansiones y las elegantes calles arboladas de la ciudad pueden ser incluso más peligrosas que las llanuras de los Áridos. Un skyline metálico de bruma, de ceniza y vapor conquista el cielo amenazando a todos aquellos que viven y luchan debajo de él.

¿Qué nos ha gustado?
- Una pareja central con personalidad: la buena construcción de la trama no ha hecho, por suerte, que Brandon Sanderson sacrifique a cambio la personalidad de los dos protagonistas de Aleación de ley. Wax, con su larga experiencia como guardián de las leyes, es un personaje que destaca por su madurez y su racionalidad, muy diferente, por otro lado, de los protagonistas fervientes y apasionados que pueblan últimamente la literatura fantástica. Todavía más interesante es su compañero de aventuras, Wayne, cuya construcción narrativa está aún más pulida que la de Wax y resulta, sin lugar a dudas, un co-protagonista carismático que no se ve eclipsado por la figura central de la novela.
- Todos son humanos: en Aleación de ley, Sanderson aporta un toque de mayor humanidad a los personajes del que apreciamos en Nacidos de la bruma, por ejemplo. Cada una de las figuras narrativas que aparecen en la obra posee una esencia más real y plausible, cargada de fortalezas, pero también de debilidades, que los aleja de estereotipos heroicos y que los acerca más a personas de carne y hueso.
- Combinando géneros en la coctelera: catalogar bajo alguna etiqueta el último trabajo de Sanderson es realmente una tarea difícil. La presencia de un nuevo sistema de magia, bastante original y propio, por otro lado, lo acerca al género de la fantasía más clásica. Pero la importancia que adquieren las máquinas imposibles en la novela, conduce parte de la trama hacia el steampunk con una ambientación medio histórica, medio victoriana. Eso sin contar las ciertas reminiscencias a las novelas del oeste que tampoco pasan desapercibidas en Aleación de ley. En definitiva, una obra que combina de todo pero que no por ello pierde atractivo sino todo lo contrario.
- Nada de dependencias: aunque Aleación de ley mantiene una clara conexión con sus predecesoras, la última obra de Sanderson es autónoma e independiente de la trilogíaa anterior. No es necesaria una lectura previa de las obras anteriores para comprender el universo en el que se desarrolla la trama y el escritor da las explicaciones pertinentes cuando se necesitan para que los recién llegados a su saga no se pierdan y los veteranos no vean estos pasajes como lagunas inservibles.

¿Qué no nos ha gustado?
- Perdidos en lo mejor: Aleación de ley es una novela que tiene muy pocas pegas en sí misma, gracias, sobre todo, a que posee una trama interesante, una ambientación original y unos personajes carismáticos y sentidos. Pero, a pesar de ello, cuando se llega al final de la obra, el lector tiene la impresión de que falta más, de que la extensión se queda corta y que Sanderson no le ha sacado todo el jugo que podría haber dado de sí la historia. Desde luego, nos cuantos capítulos más no habrían sobrado.

Artículos relacionados
Los héroes de Joe Abercrombie
El camino de las sombras de Brent Weeks
Bajo la hiedra de Elspeth Cooper
Pathfinder de Orson Scott Card

0 comentarios :

Publicar un comentario