viernes

Rosa cándida

Rosa cándidaEl joven Arnljótur decide abandonar su casa, a su hermano gemelo autista, a su padre octogenario y los paisajes crepusculares de montañas de lava cubiertas de líquenes. Su madre acaba de tener un accidente y, al borde de la muerte, aún reúne fuerzas para llamarle y darle unos últimos consejos. Un fuerte lazo les une: el invernadero donde ella cultivaba una extraña variedad de rosa: la rosa candida, de ocho pétalos y sin espinas. Fue allí donde una noche, imprevisiblemente, Arnljótur amó a Anna, una amiga de un amigo. En un país cercano, en un antiguo monasterio, existe una rosaleda legendaria. De camino hacia ese destino, Arnljótur está, sin saberlo, iniciando un viaje en busca de sí mismo, y del amor perdido.

¿Qué nos ha gustado?
- Significados profundos: aunque el argumento de Rosa cándida pueda resultar, a simple vista, bastante simplón, lo cierto es que Auður Ava Ólafsdóttir inserta bajo la trama un trasfondo de enorme  profundidad, pensado para hacer reflexionar más que para entretener. Junto al protagonista, el lector se enfrenta a preguntas existenciales, a cuestiones relacionadas con el significado de la humanidad y a debates sobre la importancia de la naturaleza y el entorno que nos rodea.
- Simbolismos: Rosa cándida es una novela de enorme simbolismo. Ólafsdóttir enmascara cada detalle de un valor metafórico que convierte la trama en un camino de muchas lecturas. Especialmente interesantes son las alegorías que hacen referencia a la imaginería cristiana y las que rodean el objeto más preciado de la obra, la preciosa rosa cándida.
- Unos personajes secundarios cargados de riqueza: en Rosa cándida no solo destaca la brillante construcción del protagonista sino también de las figuras narratrivas secundarias. Desde los monjes hasta los habitantes del pueblo pasando por la familia de Arnljótur. Todos aparecen muy bien retratados dentro de la novela como figuras complejas, personales y cargadas de trasfondo.
- Narrativa poética: el estilo de Ólafsdóttir en Rosa cándida se acerca más a la lírica que a la prosa. Recursos poéticos y figuras retóricas no faltan en esta obra, concebida para despertar los sentidos literarios del lector. Gracias a este estilo tan bucólico, Rosa cándida es una novela de sutilezas, detalles y belleza en la que nos adentramos en un universo literario cargado de sentimientos y pequeños detalles.

¿Qué no nos ha gustado?
- Le cuesta coger ritmo: el inicio de Rosa cándida es muy lento. La trama se desenvuelve con excesiva pausa durante los primeros compases pero, una vez que el personaje se desarrolla  por completo, el lector no lamentará la lentitud inicial.

Artículos relacionados
Tokio blues de Haruki Murakami
Por trece razones de Jay Asher
Frío de Laurie Halse Anderson
Si no despierto de Lauren Oliver

0 comentarios :

Publicar un comentario