lunes

Reseña: La reina hereje de Michelle Moran

La reina herejeVientos de cambio están soplando en Tebas. Un devastador incendio en el palacio ha matado a la familia real de la decimoctava dinastía; todos mueren excepto Nefertari, sobrina de la injuriosa antigua reina Nefertiti. A la familia muerta de la niña se le ha tachado de hereje, y nadie en Egipto los nombra. Como una reliquia de un reinado extinto, Nefertari es apartada a un lado, una princesa sin importancia a la que dejan que corra libre por el palacio. Pero todo esto cambia cuando la tía del faraón la toma bajo su protección y la lleva al templo de Hathor donde es educada como le corresponde a una futura reina. Pronto Nefertari llama la atención del príncipe de la corona, y a pesar de su historia familiar, se enamoran y desean casarse. Sin embargo, todo Egipto se opone a esta unión entre la estrella en auge de una nueva dinastía y la estrella en decadencia de una antigua dinastía hereje. Mientras la adversidad política pone al país en un estado inquieto, Nefertari se convierte en la esposa de Ramsés el Grande. Destinado a ser el más poderoso faraón de Egipto, también es el hombre que debe enfrentar el más famoso éxodo de la historia.

¿Qué nos ha gustado?
- No es una secuela pero casi: aunque La reina hereje no es, propiamente dicha, una continuación de Nefertiti, la anterior novela de Michelle Moran, lo cierto es que ambos libros mantienen una conexión argumental bastante cercana. Esto se debe, en parte a que la protagonista de la nueva novela de Moran es la única hija con vida de Mut-Najmat, la bondadosa hermana de Nefertiti a la que conocimos en la anterior obra. De hecho, algunos de los acontecimientos y personajes de Nefertiti vuelven a retomarse en esta nueva novela aunque manteniendo una distancia temporal importante entre las tramas de ambos libros.
- Las mujeres son el poder: al igual que ocurrió en Nefertiti, Moran vuelve a dejar la fuerza de personajes en las figuras femeninas, que continúan llevando con autoridad el peso de la trama. Los personajes masculinos permanecen en un segundo plano, incluso el faraón Ramses II que se mantiene por detrás de su esposa durante toda la novela.
- El mundo de la corte al descubierto: en La reina hereje, Moran nos acerca el complejo entramado de pasiones, celos, tradiciones y alegrías que rodean el trasfondo político y social de una corte. No hay grandes escenas de acción pero si un retrato muy vivo de la vida cotidiana de un palacio.
- El bello mundo egipcio: Moran reconstruye en La reina hereje toda la grandeza y las particularidades de la civilización egipcia hasta crear un entorno histórico lleno de lujo y belleza en el que quedan implantadas las costumbres y tradiciones más ancestrales de Egipto con total naturalidad.

¿Qué no nos ha gustado?
- No todos son tan buenos: se echa en falta en La reina hereje una mayor complejidad constructiva en los personajes ya que el elenco se enmarca demasiado en los extremos, con las figuras narrativas bondadosas siendo excesivamente buenas, y las malas realmente malvadas. No hay matices ni puntos intermedios.
- No es rigurosa aunque se acerque: como bien remarca Moran en el epílogo, muchos de los acontecimientos que integran el argumento de La reina hereje son licencias literarias que la autora ha inventado para reconstruir la vida de Nefertari. Precisamente por esto, La reina hereje no es la mejor novela en cuanto a rigurosidad histórica aunque los sucesos creados por la autora se enmarquen, en todo momento, dentro de un amplio margen de credibilidad.

Artículos relacionados
Nefertiti de Michelle Moran
La hija del Nilo de Javier Negrete
La conjura de Cortés de Matilde Asensi
Aspasia. Amante de Atenas de Julio Medem

0 comentarios :

Publicar un comentario