lunes

Reseña: La chica de fuego y espino de Rae Carson

Elisa es la elegida. También es la menor de dos princesas, la que nunca ha hecho nada importante, la que no sabe cómo logrará hacerlo. Ahora que ha cumplido dieciséis años, se ha casado en secreto con un apuesto rey. Un rey de un país convulsionado, un rey que necesita que ella sea la elegida y no una princesa inútil. Pero él no es el único que se ha fijado en ella: hay siniestros enemigos que quieren atraparla y un revolucionario idealista que piensa que ella es la única que podría salvar a su a pueblo. Pronto no sólo su vida, sino también su corazón estarán en juego. Elisa podría serlo todo para aquellos que la necesitan. Si la profecía se cumple. Si encuentra el poder que reside en su interior. Si no muere joven, como casi todos los elegidos.

¿Qué nos ha gustado?
- Ritmo cambiante… a mejor: La chica de fuego y espino empieza con un principio lento marcado por un cierto carácter pesimista. Sin embargo, con el secuestro de la protagonista, esta progresión excesivamente pausada cambia de forma radical. La novela se convierte en un ir y venir de acontecimientos, cargados de acción trepidante en los que el lector no puede siquiera descansar antes de que la trama vuelva a dar un giro inesperado.
- Superando los obstáculos: en La chica de fuego y espino temas como el amor o la amistad aparecen como una ligera pincelada dentro de la historia de superación personal que centra la trama. Y es que, conforme la protagonista conoce más el entorno que la rodea, del que ha permanecido aislada durante toda su infancia, el argumento se volverá más hacia su propia evolución: cómo decide dejar a un lado todos sus complejos para convertirse en la elegida que está destinada a ser.
- Un entorno sólido: Rae Carson acierta de lleno a la hora de edificar el contexto que rodea todo el argumento. El escritor norteamericano consigue construir un mundo propio y diferente, con sus reinos y políticas, y con una mitología que toma elementos de diferentes religiones hasta conformar un nuevo sistema de tradiciones.
- Una conclusión acertada: el final de La chica de fuego y espino es impecable. Con un último giro narrativo tan inesperado como sorprendente, Carson logra desconcertar al lector durante los últimos compases de la novela hasta dejarle boquiabierto. No se llegan a cerrar todas las tramas para dar pie a una posible segunda parte pero si se concluye con la suficiente firmeza como para que nos queremos con ganas de más en cuanto terminamos la última página.
- Una protagonista deslumbrante: una de las características más particulares de La chica de fuego y espino es el giro radical en cuanto a evolución física y psicológica que sufre la protagonista. Elisa es uno de los personajes más carismáticos y atrayentes del género fantástico; una figura que evoluciona desde una joven disgustada con ella misma que encuentra en la comida a su único amigo para convertirse finalmente en una líder indiscutible.

¿Qué no nos ha gustado?
- ¿Original?: poco se puede achacar a la construcción argumental y a los personajes de La chica de fuego y espino pero si hay algo criticable en esta novela es la cantidad de estereotipos con los que coquetea el libro desde sus inicios. ¿Una princesa aislada y nada querida? ¿Un cambio radical en su personalidad? Estos recursos no son la primera vez que los vemos y, de alguna forma vaga, nos recuerda a La princesa prometida de William Goldman y otras novelas similares.

Artículos relacionados
Bajo la hiedra de Elspeth Cooper
Pathfinder de Orson Scott Card
Hija de Humo y Hueso de Laini Taylor
Príncipe del mal de Mark Lawrence

0 comentarios :

Publicar un comentario