miércoles

Reseña: El falso príncipe de Jennifer Nielsen

El falso príncipeCuatro chicos. Una cruel competición. Un terrible secreto que cambiará sus vidas. La amenaza de una guerra civil se cierne sobre el reino de Carthya En su particular intento por evitarla, Conner, un noble de pocos escrúpulos, traza un arriesgado plan: dar con alguien capaz de suplantar al príncipe desaparecido y coronarlo rey. En su empeño, Conner forzará a cuarto huérfanos a competir entre ellos por el trono. Solo uno podrá ser elegido, el resto morirá. Cuando no puedes confiar en nadie, hay secretos más poderosos que la mayor de las traiciones.

¿Qué nos ha gustado?
- Sorpresas muy bien construidas: la principal característica que sobresale el argumento de El falso príncipe es lo perfectamente construidas que aparecen las capas que integran la historia. Los acontecimientos se entremezclan entre sí hasta conformar un entramado muy bien construido que esconde tras de sí más de una sorpresa.
- Interrogantes continuos: El falso príncipe es una de esas novelas en las que el autor consigue mantenernos en un constante estado de incertidumbre. Desde el primer momento, intuimos que hay una parte de la trama que permanece oculta tras una fina campana de misterio; una porción de la historia a la que parecen conducir todas las pistas y secretos que se van entretejiendo en la trama. Cada detalle, por muy pequeño que sea, se integra en los acontecimientos por una razón y hacen que el lector se pregunte constantemente que ocultan realmente los personajes, y sobre todo el protagonista, tras sus aparentes fachadas.
- Nada de comparaciones: haciendo un esfuerzo se podía decir que la novela que nos ocupa recuerda levemente a la saga Harry Potter por la narrativa concisa que marca el estilo de Jennifer Nielsen. También mantiene una cierta conexión con El juego de Ender por la fina y brillante inteligencia del protagonista y con Los juegos del hambre por el ritmo rápido que caracteriza la trama. Pero todas las similitudes son tan remotas que harán que el lector se adentre en El falso príncipe como una experiencia bastante novedosa.
- Conclusión digna pero muy abierta: el final de El falso príncipe tampoco decepciona aunque deja al lector con ganas de saber más, de localizar cuanto antes el siguiente libro de la serie para continuar con la historia de Sage. Nielsen cierra la mayor parte de los hilos argumentales pero mantiene un pie puesto en el futuro que nos hace preguntarnos qué peligros aguardarán a los personajes más allá de la conclusión de este excepcional debut.
- Disfrutemos con la lectura: El falso príncipe es uno de esos libros que sabes que no te van a decepcionar en cuanto percibes en las primeras páginas la fuerza narrativa de la prosa y el estilo literario, a ratos irónico dos divertido, de la autora. Una narrativa fluida y amena, sin excesivas descripciones y con diálogos rápidos y entretenidos.
- Un protagonista sin pelos en la lengua: si hay un elemento narrativo que sobresale en El falso príncipe por encima de cualquier otro ese es, sin duda, el protagonista de la novela. Sage es el centro y núcleo de todo el libro, en que consigue atrapar nuestra atención desde el principio y mantenerla hasta el final, un personaje de carácter rebelde e indomable pero con una inteligencia fuera de lo común que le hace situarse siempre por delante del resto del elenco.

¿Qué no nos ha gustado?
- Toda la fuerza se va en el protagonista: a excepción de Sage, en el que Nielsen parece haber volcado toda sus habilidades, el resto de los personajes no consiguen despuntar dentro de la historia. El protagonista eclipsa de tal forma al resto del elenco que el lector no tarda en caer rendido ante este particular personaje para olvidarse rápidamente de los demás.


Bajo la hiedra de Elspeth Cooper
Hija de Humo y Hueso de Laini Taylor
El temor de un hombre sabio de Patrick Rothfuss.
Príncipe del mal de Mark Lawrence

0 comentarios :

Publicar un comentario