martes

Reseña: El boque mágico de Lev Grossman

El boque mágicoQuentin y sus amigos ahora son los reyes y reinas de Fillory, pero los días y noches de lujo están comenzando a cansarlos. De pronto los hechos toman un giro siniestro; Quentin y su amiga Julia se van en un barco de vela en una misión a los confines salvajes del reino. El viaje de placer se convierte en una aventura de la que solo la magia negra que Julia aprendió en las calles los puede salvar.

¿Qué nos ha gustado?
- Estilo fluido y ágil: la prosa de Grossman se mantiene a lo largo de El boque mágico con un estilo directo, que consigue construir una historia intensa y profunda utilizando para ello una narrativa fluida y sin excesivas florituras poéticas.
- Mejoras en los diálogos: en comparación con la anterior novela se aprecia un mayor perfeccionamiento en los diálogos, que se vuelven más efectivos, pensados para que el lector se adentre en el alma de los personajes a través de sus propias palabras.
- Unos escenarios de ensueño: el mundo fantástico en el que se ubica El boque mágico aparece perfectamente definido por la imaginación de Grossman, que consigue construir unos escenarios atrayentes y de gran belleza narrativa.
- Cultura pop presente: el escritor norteamericano mantiene una constante conexión entre la fantasía y el mundo real del que provienen los protagonistas gracias a la incorporación constante de referencias populares. Entre las páginas de El boque mágico nos encontramos con Star Trek, Disney y Dr. Who, cuyas menciones se intercalan en la trama a modo de divertidos guiños al lector. 
- Menos tiempo, más rapidez: el argumento de El boque mágico se desarrolla en un período de tiempo muy corto, lo que hace que los acontecimientos se vuelvan mucho más inmediatos y rápidos que en Los magos.

¿Qué no nos ha gustado?
- Sin innovaciones: El boque mágico continúa en la línea de su predecesora, Los magos, manteniendo unos giros narrativos muy similares y dependientes por completo de los acontecimientos a los que el lector se enfrentó en el libro precedente. Una obra sólida pero que no innova más allá de lo que ya vimos en antes.
- Sombras y luces: la trama está marcada con unos constantes altibajos, con capítulos que merecen un aplauso unánime y otros que no resultan tan acertados. Un equilibrio más constante en cuanto a calidad narrativa se refiere hubiera aportado a la trama más consistencia.
- Un final demasiado abierto: como ya ocurrió en Los magos, el final de El boque mágico es tan abierto que resulta desconcertante. El lector acaba la lectura sin tener una idea clara del desenlace de los acontecimientos que centran esta segunda novela de la serie protagonizada por Quentin y Julia aunque Grossman consiga con ello dejar todos los cimientos preparados para una nueva novela.

Artículos relacionados
Los ríos de Londres de Ben Aaronovitch
Bajo la hiedra de Elspeth Cooper
Pathfinder de Orson Scott Card
El temor de un hombre sabio de Patrick Rothfuss.

0 comentarios :

Publicar un comentario