martes

Reseña: Deja en paz al diablo

Deja en paz al diabloHan pasado seis meses. David Gurney apenas ha conseguido reincorporarse a una cierta normalidad después de haberse encontrado al borde de la muerte tras resolver el caso más peligroso al que se había enfrentado. Madeleine, su esposa, está preocupada; Gurney ha sido diagnosticado con síndrome de estrés post traumático y nada parece alegrarle. Días después el ex detective recibe una llamada. Connie Clarke, la periodista que creó la leyenda de superpoli y lo catapultó a la fama quiere pedirle ayuda. Su hija Kim está realizando un documental sobre las familias de las víctimas de un asesino en serie al que nunca atraparon, el Buen Pastor, y Connie quisiera que Gurney supervisara sus investigaciones y la guiara. En parte por aburrimiento y en parte por hacerle un favor a Connie, Gurney acepta.

¿Qué nos ha gustado?
- Tandem Gurney- Madeleine: la figura de David Gurney sigue siendo el imán principal de esta novela. Una versión modernizada de Sherlock Holmes, con el que Gurney comparte la inteligencia y la agudeza, y que destaca sobre el resto del elenco con cada aparición que hace dentro de las  páginas de  la novela. Su inseparable Madeleine, en esta ocasión, jugará un papel esencial en la trama. Su figura pasará de consejera situada en un segundo plano a parte integrante del complejo juego de persecuciones y tanteos entre el Buen Pastor y su marido.
- Más sentimientos: en Deja en paz al diablo, John Verdon introduce un componente más interiorista a la trama. Los propios acontecimientos nos acercarán el alma de Gurney, su faceta más oculta, descubriéndonos al mismo tiempo sus sentimientos por Madeleine y sus miedos más profundos. El protagonista indiscutible de Deja en paz al diablo se vuelve más humano y real que nunca mientras el lector descubre el lado más vulnerable del detective.
- Persecuciones intensas: Verdon logra mantener la tensión con la misma intensidad, involucrando al lector en una trepidante persecución sin descanso en el que estará en juego la vida de algún que otro personaje principal.
- Una crítica a los medios: Verdon utiliza los acontecimientos de Deja en paz al diablo como excusa para enhebrar entre la trama una voraz crítica a los programas televisivos, a los que el escritor norteamericano acusa de haberse convertido en altavoces frívolos de los sentimientos ajenos.

¿Qué no nos ha gustado?
- Menos trabajada que las anteriores: la trama de Deja en paz al diablo resulta menos enrevesada y críptica que las dos anteriores y los giros que adopta la historia no resultan tan imprevisibles como en Sé lo que están pensando.
- Poco arriesgado: Deja en paz al diablo no es el culmen de la originalidad dentro del género del suspense aunque logre cumplir con su objetivo de entretener al lector y hacerle disfrutar de la trama.

Artículos relacionados
Se lo que estas pensando de John Verdon
El coleccionista de Paul Cleave
O ella muere de Gregg Hurwitz
No soy un serial killer de Dan Wells.

2 comentarios :

Gracias por la crítica!! Estaba deseando que alguien me dijera si el libro merecía la pena o no :)

David Gurney vuelve a la carga!!! Me encanta!!

Publicar un comentario