viernes

Reseña: Cuando leas esta carta de Vicente Gramaje

Víctor ha colgado el estetoscopio y la bata y, al menos por un año, ha dicho adiós a su consulta. Necesita asumir la reciente muerte de su esposa, pero también recuperar la fe en la medicina y la confianza en sí mismo. En busca de soledad, parte de viaje por el norte de Marruecos, donde asiste al curioso hallazgo de una antigua fosa común llena de restos de soldados españoles masacrados en el Desastre de Annual, en 1921. Pero Víctor encuentra algo más, algo que se lleva consigo como inofensivo recuerdo: una botella lacrada en cuyo interior hay una carta, acaso las últimas palabras que un tal capitán Gimeno, ante la certeza de su muerte, escribió a su amada. Y sin siquiera haberla leído, Víctor siente que debe hacer todo lo que está en sus manos para entregar esa carta.

¿Qué nos ha gustado?
- Una buena dosis de historia: la parte correspondiente a la Guerra de Marruecos es la mejor con mucha diferencia. Y ya no solo por la base documental que posee sino también porque se aprecia a la perfección que Vicente Gramaje se siente más cómodo con la narración del ambiente bélico. No falta realismo ni rigor histórico. Un verdadero retrato del ejército español en tierras marroquíes.
- La intriga como complemento: la incorporación de ciertos toques de suspense hace que la novela se vuelva más entretenida y enmascara, de alguna forma, la dureza que lleva tras de sí la Guerra de Marruecos y los acontecimientos que rodearon el conflicto.
- Un final entre lágrimas pero impecable: la conclusión de Cuando leas esta carta es de esos que te dejan un nudo en la garganta aún después de haber cerrado la novela. Cargado de intensidad emotiva y fuerza narrativa. Eso sí. Para los lectores más sensibles, el final de la novela significará más de un pañuelo para enjugarse la llantina.
- Lectura amena: a  pesar de que el tema bélico puede echar para atrás a más de un lector, Gramaje consigue crear en Cuando leas esta carta una novela histórica basada en una guerra en  la que prima, ante todo, la sencillez narrativa y la amenidad. Cierto es que algunos pasajes resultan un tanto densos pero no lo suficiente como para aburrir al lector.
- Sensibilidad, sobre todo: aunque el ambiente de guerras y combates suele ser, en la literatura, bastante propenso a dejar tras de sí novelas morbosas y sangrientas, Cuando leas esta carta no sigue, ni mucho menos, esta tendencia. Gramaje aborda el campo de batalla con sensibilidad y sentimiento, alejándose de escenas escabrosas y optando por una visión más cercana y menos feroz de lo que estamos acostumbrados.


¿Qué no nos ha gustado?
- Gimeno y Noelia, perdidos: Gramaje no consigue explotar todo el potencial de la línea argumental que gira en torno a Gimeno y Noelia, a pesar de la fuerza narrativa que podría haber aportado a la trama.
- Diálogos sin alma: decididamente, los diálogos no son el punto fuerte de Cuando leas esta carta. Gramaje no imprime en las conversaciones atractivo narrativo ni fuerza suficiente para atrapar al lector. Se quedan limitados a una insulsa correlación de frases que no reflejan en absoluto la personalidad de ninguno de los personajes.
 - Un protagonista que no atrae: a pesar de que Víctor es el protagonista indiscutible de Cuando leas esta carta, su papel en la novela no termina de resultar muy convincente. Frente a la historia del Capitán Gimeno, el relato paralelo de Víctor no resulta tan consistente y su personalidad es demasiado floja como para que el lector llegue a sintonizar con él.

Artículos relacionados
La caída de los gigantes de Ken Follett
La gardenia blanca de Shanghái de Belinda Alexandra.
La canción de los maoríes de Sarah Lark
Assassin's Creed: La cruzada secreta de Oliver Bowden

2 comentarios :

La tengo pendiente de leer, y la verdad es que tengo mucha curiosidad!

Publicar un comentario