martes

La hija del Nilo

La hija del NiloLos personajes de Cleopatra, César y Marco Antonio han dado mucho de sí en la literatura. Una buena muestra de ello fue el best-seller de Terenci Moix, No digas que fue un sueño, que cautivó a millones de lectores allá por 1986. Javier Negrete, más conocido por sus obras de fantasía, retoma la vida de estas tres figuras históricas en su última novela, La hija del Nilo, aportando un enfoque más  personalista a la historia conocida por todos.

La hija del Nilo es, ante todo, una digna sucesora de Salamina que mantiene con orgullo el listón de su predecesora y que vuelve a consagrar a Negrete como uno de los autores españoles más destacado de los últimos años. Su gran baza literaria es que, a pesar de centrarse en una época muy explotada, su autor consigue lo más difícil: adentrarnos en la historia como si fuera la primera vez que nos topamos con Cleopatra, César y Marco Antonio.

Esto se debe, en parte, a que Negrete no se limita a mostrar los sucesos que han convertido a este trío histórico en uno de los triángulos amorosos más célebres sino que profundiza en sus vidas a través de hechos menos conocidos. Las luchas de poder entre Cesar y Pompeyo nos ofrecen una visión más enriquecida y profunda de la personalidad del que fuera el hombre más poderoso de Roma. Y las dificultades a las que se enfrentó Cleopatra hasta llegar al trono de Egipto también aportan una perspectiva diferente de la última faraona de la historia.

Como demostró ya en Salamina, Negrete hace alarde en La hija del Nilo de una gran rigurosidad histórica, atendiéndose a los hechos históricos con meticulosidad y presentándonos los acontecimientos con más profundidad documental de la que han conseguido otros escritores con este mismo tema.

La construcción de los personajes es otro de los valores seguros de La hija del Nilo. Negrete construye las personalidades de los diferentes personajes con la misma brillantez con la que nos presentó a Leónidas, Jerjes, Mardonio y Milciades en Salamina. Juega con el atractivo que de por sí tienen los tres protagonistas pero sin caer en tópicos y típicos a la hora de desarrollar sus diferentes personalidades. Así, Cleopatra deja a un lado, por fin, su imagen más conocida de femme fatale para erigirse dentro de la novela como una de las reinas más inteligentes y calculadoras de la historia.

Desde el punto de vista estilístico, La hija del Nilo sigue de cerca la prosa amena y directa de sus predecesoras, con descripciones concisas y concretas que no abundan en detalles innecesarios para seguir la trama. Es esta, precisamente, una de las principales diferencias que encontramos entre la novela que nos ocupa y No digas que fue un sueño en la que primaba un estilo narrativo más lírico y poético.

Artículos relacionados
Nefertiti de Michelle Moran
Aspasia. Amante de Atenas de Julio Medem
La conjura de Cortés de Matilde Asensi
Aléxandros de Valerio Massimo Manfredi

2 comentarios :

Javier Negrete!!!! Me encanta este autor!!! Y La Hija del Nilo promete!!!

Parece un buen libro pero se han escrito tantas novelas de Egipto... Espero que Negrete le haya dado un aire especial por lo menos

Publicar un comentario