jueves

Reseña: Cincuenta sombras más oscuras de E.L.James

Cincuenta sombras de Grey nos introdujo en una compleja relación, a medio camino entre el amor y el interes sexual que revolucionó con su llegada el panorama editorial. Sin duda, la novela de E.L.James era impactante y muy diferente a lo que estábamos acostumbrados por aquel entonces. La segunda novela de la trilogía, Cincuenta sombras más oscuras, no aporta nada nuevo que no conociéramos ya en la primera parte y, por el contrario, profundiza más en la picante relación de Ana y Christian, manteniendo el alto componente erótico que marca la serie intacto.

Cincuenta sombras más oscuras se adentra en los personajes como nunca antes había hecho, mostrando al lector el lado más sensibles y humano de la pareja protagonista. Precisamente por esto, esta segunda parte resulta más lenta y menos sexual que su antecesora ya que se apuesta por una mayor fuerza en la trama y en los trasfondos de los personajes y una creciente evolución argumental que supera la encadenación de fantasías eróticas que marcaron Cincuenta sombras de Grey.

En cuanto al estilo de E.L.James en esta segunda novela pocos cambios se aprecian. La narrativa de la escritora norteamericana, aunque lejos de ser perfecta, continúa siendo muy gráfica, cargada de detallismo pero sin que se llegue a abrumar al lector en ningún momento. Lo que sí parece sobrar en Cincuenta sombras más oscuras es la excesiva interiorización reflexiva de los dos protagonistas. Los largos pasajes en los que Ana se lamenta de su situación o plantea sus dudas sobre el amor de Christian acaban por cansar y ralentizan en exceso el ritmo narrativo sin necesidad.

En esta segunda parte, el personaje de Ana resulta menos brillante que en Cincuenta sombras de Grey. Ya no es tan inocente pero tampoco resulta tan inteligente como en la anterior novela. Su presencia queda constantemente eclipsada por la de Christian que se vuelve el personaje estrella en este libro. Su carácter frívolo se endulza en Cincuenta sombras más oscuras hasta convertirse en un modelo varonil que no duda en mostrar, a partes iguales, su cara más romántica y la más vulnerable.

Al igual que ocurrió en la primera parte de la trilogía, el final de Cincuenta sombras más oscuras deja al  lector con más de un interrogante. Cierto es que no concluye con ese sabor agridulce con el que nos despedimos de su predecesora pero está claro que la tercera parte será imprescindible si queremos conocer como concluye la tormentosa relación de Ana y Christian.

Artículos relacionados
La casa del viento de Titania Hardie
Agua para elefantes de Sara Gruen
Si estuvieras aquí de Francesco Gungui
Tú y yo aquí, ahora de Jay Asher y Carolyn Mackler

4 comentarios :

Estoy deseando saber cómo continúa la historia de Ana y Christian!!! Gracias por reseñar el libro!!!

Me encanta esta serie!!! Es genial!

ya yo me lei la trilogia completa y es algo extramente adictivo me encanta

Si te gustó la trilogía de Cincuenta sombras tal vez encuentres interesantes otras novelas eróticas similares como No te escondo nada de Sylvia Day (http://ow.ly/uomno), Desnuda de Raine Miller (http://ow.ly/uomoS) o El Infierno de Gabriel Sylvain Reynard (http://ow.ly/uomqq)

Publicar un comentario