lunes

Amor bajo el espino blanco

Amor bajo el espino blancoAmor bajo el espino blanco es una de esas sorpresas editoriales que se han convertido en un éxito sin ni siquiera proponérselo. Publicado en Internet de forma íntegra por la propia autora, cuyo verdadero nombre se oculta tras el seudónimo de Ai Mi, el libro se convirtió casi de inmediato en un auténtico best-seller digital en China, donde fue seleccionada, además, como la mejor novela del año. Y lo cierto es que su éxito bien merece los elogios que ha recibido, sobre todo por parte de los aficionados de la literatura romántica.

Amor bajo el espino blanco narra el romance en entre dos jóvenes chinos de clases sociales diferentes en plena Revolución Cultural. Ella, Jingqiu, perteneciente a una familia pobre y sin recursos, anclada en el estricto sistema del gobierno. Él, Sun Jianxin, hijo de un cuadro del partido comunista que trabaja como funcionario y disfruta de una vida desahogada sin problemas económicos. El flechazo entre ambos es casi inmediato pero los obstáculos sociales y los malentendidos que tendrán que atravesar para mantener su relación pondrá aprueba la esencia de sus sentimientos.  

El núcleo narrativo de Amor bajo el espino blanco es, sobre todo, romántico, con la relación de Sun Jianxin y Jingqiu situada siempre en primer plano. Pero, detrás del romance que viven los protagonistas, la novela muestra algo más que un drama apasionado; esconde, ante todo, una crítica al sistema maoísta y a la Revolución Cultural, que se convierten en los verdaderos antagonistas dentro de la trama. Por debajo de este entramado de críticas políticas y romances, Ai Mi entreteje de forma paralela un cuidado trasfondo de tintes más personalistas. A través de Jingqiu, el lector se adentra en la frontera que separa la madurez de la niñez, asistiendo, a través de sus experiencias y sus continuos descubrimientos, a su progresiva conversión, desde una niña inocente hasta una mujer madura y decidida, dispuesta a todo para conseguir sacar a su familia de la pobreza.

Amor bajo el espino blanco no es una de esas novelas de acción trepidante ni suspense a raudales puesto que la propia trama no se presta a ello. Ai Mi desarrolla los acontecimientos con pausa, primando la acción lenta y la intensidad sentimental sobre el dinamismo y la intriga. Su ritmo lento puede no gustar a más de un lector pero antes de lanzarnos a la lectura de esta novela hay que tener una premisa en mente: Amor bajo el espino blanco es, ante todo, una obra de sentimientos, un retrato de emociones encontradas y pasiones entrelazadas, por lo que la rapidez argumental no tiene cabida.

Aún así, el estilo de Ai Mi se vuelve, en algunos momentos, repetitivo, sobre todo cuando profundiza en los pensamientos interiorizados de la protagonista, ya que la mayor parte de las pausas reflexivas ahondan sobre las mismas cuestiones –represión política y sexualidad– de forma constante. Pese a ello, la novela consigue mantener el interés del lector en todo momento, invitándole a seguir leyendo con cada capítulo que avanza. Esto se debe, sobre todo, a la fuerza que desarrolla los personajes centrales y la intensidad que envuelve su relación amorosa frente al ambiente opresivo en el que se sitúan ambos.

La pareja protagonista se asemeja bastante al dúo clásico de amantes dramáticos, enamorados pero empujados por el destino hace lados opuestos. Ai Mi construye las personalidades de ambos de forma antagónica aunque complementaria: la inocencia de Jingqiu contrasta con la picardía de Sun Jianxin y la fortaleza personal de ella se funde con la poca resolución de él. El resto del elenco, aunque muy caracterizados y enmarcados con realismo en la época que vive, no desarrollan la complejidad de los dos protagonistas y permanecen, la mayor parte del libro, encajonados en un segundo plano para ceder a Sun Jianxin y Jingqiu todo el protagonismo.

Habrá que esperar hasta agosto para saber si la adaptación cinematográfica dirigida por Zhang Yimou hace justicia a esta novela tan especial, muy recomendable para los lectores más románticos.

Artículos relacionados
El último bailarín de Mao de Li Cunxin
Agua para elefantes de Sara Gruen
La casa del viento de Titania Hardie
Si estuvieras aquí de Francesco Gungui

2 comentarios :

jing y sun hacen una bella pareja, la fotografía es muy bella y si bien el ritmo llega a ser lento, no pierde la esencia del amor puro, la vi en HBO GO porque me gusta más el idioma original, y sólo la encontraba doblada, no es que juzgue el doblaje, pero a veces le quita cierta esencia.

Aunque la película es bastante buena, si te gustó la historia te recomendamos que leas la novela. Se aprecia mejor el amor entre Jing y Sun y las dificultades a las que tienen que hacer frente. Una lectura dramática pero preciosa!

Publicar un comentario