martes

O ella muere

O ella muereHace unas semanas, estando en una conversación distendida entre amigos,  no dejaba de quejarme del bajón literario, tanto en calidad como en cantidad, que está sufriendo el género del thriller desde que hace unos años salieron obras de la talla de La caza del octubre rojo de Tom Clancy, La amenaza de Andrómeda de Michael Crichton o, más recientemente, Sé lo que estás pensando de John Verdon. Fue durante esta conversación cuando una amiga me recomendó un título que, según ella, iba a cambiar mi opinión y a acabar con mis quejas: O ella muere de Greg Hurwitz. Y es en estas ocasiones cuando más aprecias las opiniones de tus amigos.

O ella muere es una de esas novelas poco apta para lectores con problemas cardíacos o con desórdenes arteriales. Y no precisamente porque la trama que Hurwitz ha construido en esta novela sea desesperante sino todo lo contrario. La obra que nos ocupa es sencillamente tan laberíntica, tan estresante –en el buen sentido de la palabra–, tan enigmática, que hace que el lector se sumerja en sus poco más de 400 páginas al borde de una taquicardia constante. 

La trama de O ella muere resulta intrigante desde que leemos el resumen de la contraportada. La vida de Patrick Davies no parece muy perfecta. A un matrimonio que no funciona se le une su reciente fracaso para convertirse en guionista en Hollywood y su monótona rutina en un trabajo que odia. Pero todo parece cambiar de imprevisto cuando Patrick recibe un misterioso DVD que contiene grabaciones de momentos privados de su vida y una amenazadora llamada que acabará empujándole hacia un torbellino de acontecimientos en los que solo hay una cosa clara: su vida es ahora el objetivo de un misterioso desconocido que parece conocer todo sobre él.

A pesar de que los capítulos iniciales de O ella muere son un tanto decepcionantes por la lentitud con la que se desarrollan y por la ausencia de dinamismo, Hurwitz no tarda en cambiar esta inercia de forma radical. Lo que al principio parece una sucesión lineal de acontecimientos se transforma en un torbellino de hechos que giran y giran sobre sí mismos, sorprendiendo al lector con revelaciones inesperadas y sorpresas en cada uno de los episodios. Cuando creemos que sabemos lo que la trama nos espera, Hurwitz nos sorprende con algún acontecimiento que no podíamos siquiera sospechar. Pero lo mejor de O ella muere es que estos giros que tanto dinamismo aportan a la trama, no caen, en el momento, en construcciones al estilo deus ex machina sino que, consiguen sorprender manteniendo a la vez una perfecta coherencia argumental y textual.

Al igual que la trama, el personaje principal es una figura que consigue sorprender pero, sobre todo, que convence por su realismo. Hurwitz no duda en dotar a Patrick de defectos y virtudes, convirtiéndole, no tanto en un héroe, sino en una persona de carne y hueso, cuya vida convence por el carácter humano que le rodea.

1 comentarios :

¡Hola! Yo lo acabo de leer y por un lado, me ha gustado pero por otro era lento a veces y el final no ha terminado de convencerme tampoco jaja. ¡Por cierto! Tengo pendiente y ya en la estantería el libro que recomiendas como el libro del mes :)

Publicar un comentario