martes

Los asesinos del emperador

Los asesinos del emperadorTrajano ha pasado a la historia como el primer emperador hispano de Roma. Su nombre aparece en la historia rodeado de un cierto halo de gloria puesto que a él se debe la mayor expansión del Imperio. Pero poco se conoce de los años en los que este célebre personaje era tan solo un extranjero que debía luchar para abrirse hueco en la exigente y elitista sociedad romana. Santiago Postiguillo reconstruye en Los asesinos del emperador este fragmento casi desconocido de la historia.

La recreación que hace Posteguillo de la época histórica en la que transcurren los acontecimientos es asombrosa. El escritor y filólogo español consigue arrastrar al lector a los años de esplendor romano, utilizando una sólida documentación y unas continuas referencias bibliográficas para aportar a la trama una absoluta credibilidad y fidelidad al pasado. Algo muy complicado de encontrar, por otro lado, en un género que, a pesar de ser uno de los más populares entre los lectores, no deja de quedar sepultado con novelas más cercanas a las ucronías que al rigor histórico.

El estilo propio de Posteguillo, conciso y poco dado a giros poéticos, sobresale, sobre todo, por el dinamismo con el que aborda todos los acontecimientos. Y es que aunque Los asesinos del emperador es una novela que puede quitarnos las ganas de leerla cuando vemos por primera vez su nada desdeñable extensión, lo cierto es que el lector se ve arrastrado por sus más de 1.000 páginas sin ni siquiera percatarse.

Elementos históricos y rasgos propios del thriller se combinan en Los asesinos del emperador hasta formar una unidad indisoluble, atrayente y bien construida, que nos acerca traiciones, celos, envidias, combates a muerte, guerras y, sobre todo, el retrato de un hombre único que consiguió cambiar las férreas tradiciones y los principios hereditarios de las dinastías romanas.

Pero si la trama resulta impecable desde el punto de vista de la documentación y de la construcción narrativa, los personajes no son menos. Todos ellos, principales y secundarios, aparecen definidos a la perfección, con personalidades muy bien concretadas que nos hacen odiarlos y quererlos con la misma intensidad. Mención aparte merece el protagonista, Trajano, que evoluciona de forma paralela a la trama, sin llegar a caer nunca en los clichés esperados.

Una obra histórica única que merece un aplauso unánime y de la que pocos fallos pueden sacarse.


Artículos relacionados
Aléxandros de Valerio Massimo Manfredi
Aspasia. Amante de Atenas de Julio Medem
La muerte y la dolce vita de Stephen Gundle
Assassin's Creed: Renaissance de Oliver Bowden

3 comentarios :

Me encantó este libro! Es uno de los mejores de este año, sin lugar a dudas. Por cierto, muy buena crítica.

Vaya, parece que esta novela está muy bien. La añadiré a mi lista de libros para comprar. Gracias!

Muy buen libro. Yo lo recomiendo!!! Gracias por reseñarlo

Publicar un comentario