martes

La leyenda del ladrón

La leyenda del ladrónEn su nueva novela, Juan Gómez-Jurado traslada al lector a la Sevilla del siglo XVI, en plena época renacentista, cuando la ciudad era aún el centro de las riquezas españolas que llegaban del Nuevo Mundo. En esta época de oro y lujo, en la que la corrupción y los abusos de poder estaban a la orden del día, La leyenda del ladrón nos acerca el lado más humilde del esplendor sevillano a través de las vivencias de un aventurero de poca monta que decide enfrentarse a los más poderosos y a sus derroches económicos.

Aunque si bien es cierto que La leyenda del ladrón es una novela enmarcada dentro del género histórico, como bien demuestra la época en la que se desarrolla la trama, lo cierto es que Gómez-Jurado no deja que su novela se encasille en exclusiva en este género. Junto a los rasgos más propios de la temática histórica se combinan fuertes componentes de suspense, acción y amor, todo ello mezclado de una forma tan conveniente que hace de este libro una combinación explosiva, entretenida y perfecta para un amplio abanico de lectores. 

Centrándonos un poco más en la historia que ocupa La leyenda del ladrón, todo lo que puedo decir se resume en una frase: magistral construcción y magistral argumento. Pocos peros y muchos aciertos se le pueden sacar puesto que la novela encierra en sí todos los componentes que hacen de una obra una lectura entretenida y amena, cargada además de calidad literaria. Toda la trama se mantiene en un constante crescendo, en el que no falta la intriga para mantenernos encadenados a las páginas y la acción para devorarla en unos días.

La prosa de Gómez-Jurado sigue siendo, como nos tiene ya acostrumbrados el autor, ágil, concisa y, sobre todo, poderosa; dotada de la suficiente precisión como para reconstruir el esplendor y la pobreza de la Sevilla del Siglo de Oro con todo lujo de detalles pero sin caer, en ningún momento, en descripciones excesivas. 

El protagonista de La leyenda del ladrón, Sancho de Écija, es un personaje que atrapa al lector desde el principio. Y no solo por su personalidad carismática y sus ganas de controlar su destino a toda costa, sino también por el trasfondo de valentía y decisión que esconde tras de sí esta figura. En cierto modo, Sancho es una mezcla perfeccionada entre el mítico Robin Hood y el controvertido Kvothe de El nombre del viento; un paladín de la justicia que lucha para proteger a los más desfavorecidos aunque tenga que mancharse las manos para lograrlo. Sin embargo, su personalidad se salva de los estereotipos tan manidos que suelen acompañar a este tipo de figuras heroicas al dotarle el autor, con acierto, de todo un entramado de virtudes y defectos que vuelven al protagonista tan humano como el lector. 

Mucho se ha comparado a Gómez-Jurado con Ken Follet. Pero tras La leyenda del ladrón es el momento de dejar a un lado las tan odiosas comparaciones. Gómez-Jurado ha sentado con esta novela unas nuevas bases en su trayectoria como escritor, que se alejan del autor de Los pilares de la Tierra y que se acercan a un estilo propio y único, incomparable en todos los sentidos con otros literatos.

Artículos relacionados
Los asesinos del emperador de Santiago Posteguillo
El lector de cadáveres de Antonio Garrido
Assassin's Creed: Renaissance de Oliver Bowden
La caída de los gigantes de Ken Follett

3 comentarios :

Tengo muchas ganas de leer este libro y después de esta crítica aún más :)

Parece que tiene muy buena pinta... Habrá que ponerle en la lista de los libros para leer

Gracias por la reseña. Creo que me lo voy a comprar.

Publicar un comentario