martes

hija de humo y hueso

Hija de humo y huesoHija de humo y hueso es una novela que engaña. Se presenta ante nosotros con la apariencia de una obra romántica, otra de las herederas que han derivado de la moda crepusculera iniciada por Stephenie Meyer. Pero, en realidad, el libro de Laini Taylor es mucho más que una sencilla sucesora de tendencias. Bajo la apariencia de falsa novela romántica, Hija de humo y hueso combina la aventura, el misterio y la fantasía en una misma trama, utilizando a las quimeras y a los ángeles como protagonistas de un mundo fantástico plagado de colorido y luchas constantes.

Karou vive en el límite de una doble vida. A medio camino entre joven estudiante de arte y recadera de un traficante de sueños, la protagonista de Hija de humo y hueso vive sin recuerdos de su pasado en un complejo presente en el que lucha por recuperar sus memorias, robadas por un misterioso querubín. En su particular intento por rescatar su existencia, Karou se topa de lleno con los secretos ocultos que la rodean desde niña, hasta encontrarse en mitad de una guerra que enfrenta a dos pueblos rivales, los ángeles y las quimeras, incapaces de superar sus diferencias irreconciliables.

Los giros originales de la trama, cargados todos ellos de un atractivo misterio sobrenatural consiguen convencer al lector desde el principio, invitándole a querer saber más sobre los secretos que esconde el particular universo que Taylor construye magistralmente en Hija de humo y hueso y el pasado de rivalidades y tradiciones que subyacen bajo los acontecimientos que se van sucediendo.

Karou es un personaje que, de por sí, resulta llamativa por el misterio en el que permanece oculta la mayor parte de la obra. La propia trama es la que se encarga de revelar de forma progresiva a esta particular protagonista, diseminando minuciosamente su pasado para que lector se sorprenda con cada nuevo detalle que descubre. Además de esto, Taylor consigue dotar a Karou de una personalidad firme y segura, muy conseguida y creíble, que unida a la red de incógnitas que la envuelven, integran una mezcla explosiva.

El co-protagonista de Hija de humo y hueso es Akiva que aporta a la novela el componente emocional que la personalidad de Karou es incapaz de desarrollar. Su figura no resulta tan interesante como la de ella ni tampoco aparece tan bién construida pero su presencia aporta la dosis de amor que resulta imprescindible en toda novela juvenil y el sentimentalismo que se echa en falta dentro de la historia hasta su aparición.

Pero lo mejor de Hija de humo y hueso no son tanto sus personajes como la originalidad de la historia que plantea. La trama consigue desligarse de las temáticas más habituales de chico conoce chica en un instituto modélico para jugar con componentes diferentes y originales que combinan lo mejor de la fantasía con algunos toques de misterio sobrenatural. Todo ello, por supuesto, utilizando de base un universo narrativo propio y espectacular, que armoniza lo real con el imaginario en una simbiosis perfecta.

Pero puestos a ser quisquillosos, Hija de humo y hueso tiene escondida más de una eterna descripción diseminada a lo largo de sus páginas, en las que no termina de ocurrir nada esencial, y que consiguen, en alguna ocasión, desesperar al lector ante estas pausas argumentales que ralentizan sin necesidad el ritmo vertiginoso de toda la trama.

A pesar de este pequeñísimo inconveniente, Hija de humo y hueso es una novela que promete y que se convierte en una lectura obligatoria para todos aquellos seguidores del género fantástico-juvenil que quieran disfrutar con una novela entretenida y, sobre todo, muy original.

0 comentarios :

Publicar un comentario