martes

Ender en el exilio

Ender en el exilioHace ya casi 30 años que Orson Scott Card dejó a todos boquiabiertos con su novela estrella, El juego de Ender, una obra a medio camino entre la literatura juvenil y la ciencia ficción que sorprendió a la crítica y a los lectores por igual pero cuyo final dejó un sabor agridulce que La voz de los muertos no fue capaz de subsanar. Ender en el exilio, publicada dos décadas después de la primera novela, viene a cubrir la laguna argumental que hay entre estos dos libros, con una trama más introspectiva y unos personajes más complejos y maduros.

Ender en el exilio se sitúa argumentalmente entre El juego de Ender y La voz de los muertos, justo durante el viaje que el protagonista de la saga hace para llegar al planeta donde se encontraban las reinas Colmena y descubrir algo más sobre los enemigos a los que destruyó durante su estancia en la Escuela de Batalla. Pero el trayecto de Ender no estará exento de peligros y, a las amenazas del espacio, se unirán las de la propia tripulación de la nave en la que viaja, cuyo comandante tiene como principal objetivo utilizar al joven bajo sus órdenes.

Ender no tarda en dejar a un lado el estado de depresión en el que se sumió tras los últimos acontecimientos que se vivieron en la Escuela de Batalla para asumir el liderazgo, una vez más, de las personas que viajan en su nave, con un único objetivo en mente: resarcir los viejos errores.

A grandes rasgos esta novela es una ampliación del capítulo 15 de El juego de Ender pero con un depurado retrato psicológico y personal de los personajes como trasfondo. El protagonista de la saga Enderverse aparece como una figura más perfecta y madura de la que vimos en la primera novela de la saga, que, sin perder su inteligencia y su capacidad de mando y estrategia, sigue siendo el principal baluarte de la novela que nos ocupa. Se echan en falta, sin embargo, al resto de compañeros y aliados de Ender en la Escuela de Batalla, cuya ausencia se deja notar a pesar de que Scott Card intente cubrir su desaparición con todo un elenco de secundarios.

Desde el punto de vista narrativo, el principal error que se le puede achacar a Ender en el exilio son los largos y a veces tediosos pasajes introspectivos que ralentizan de forma excesiva el desarrollo de los acontecimientos, aunque, con ello se gane en profundidad y en caracterización de los personajes.

Dado que Ender en el exilio se integra a medio camino entre dos de sus novelas precedentes, la lectura previa de El juego de Ender y, al menos, los tres primeros libros protagonizados por Bean que forman parte de la saga de La sombra, resultan prácticamente imprescindibles para entender los acontecimientos que se desarrollan en la novela. Aunque, tampoco es necesario haber leído toda la saga para entender lo que ocurre en esta obra.

A pesar de que Ender en el exilio es un libro divertido que recupera y profundiza sobre la personalidad de uno de los personajes más carismáticos de la literatura contemporánea, la novela no consigue equiparar la calidad de los primeros libros de la saga. No tiene el brillo de El juego de Ender ni tampoco la magia de La sombra de Ender. Aquella chispa que Scott Card consiguió desarrollar de forma tan magistral en estas dos obras aparecen un tanto diluida, aunque esto no signifique que la novela que nos ocupa no merezca nuestro tiempo.

0 comentarios :

Publicar un comentario