martes

El sol como disfraz

El sol como disfraz El sol como disfraz es el retrato de una de las profesiones más criticadas, queridas, mitificadas y despreciadas de la historia: el periodismo. Pedro Sorela plasma en su última novela la vida que se ocultan tras las páginas impresas de un periódico, mostrando al lector todos los entresijos de este oficio tan cruel como realizador. La redacción de La Crónica del Siglo cobra vida conforme nos adentramos en las páginas de esta novela, al igual que sus redactores, vivos reflejos de la ambición y los sinsabores periodísticos.

El sol como disfraz no es la historia de un periódico sino la de sus integrantes, redactores jefe, guionistas, directores, que luchan entre sí y también con la sociedad que les rodea, para sacar adelante La Crónica del Siglo, un periódico cuyo inesperado éxito acabaría convirtiéndole en uno de los medios de comunicación de mayor tirada de la época. En El sol como disfraz no hay idealismo ni superficialidad sino realismo, una desmitificación del periodismo en general revestido de una visión descreída que nos acerca de forma crítica la esencia de una profesión tan importante como reprendida. 

La gran multiplicidad de miradas con la que El sol como disfraz está construida hace que la obra acabe protagonizada por más de un personaje. Daniel, el joven redactor que ve en el periodismo una devoción personal, Sofía, la redactora jefa encasillada entre su trabajo y sus sentimientos personales, o Almudena, la secretaría que esconde tras sus años de experiencia más de un secreto. Pero de todo el largo elenco, tal vez sea Picasso, el nuevo director de La Crónica del Siglo el que desarrolla un papel más interesante dentro de la novela, ya que su llegada a la redacción no sólo supone un soplo de aire nuevo para el periódico sino que inaugura el periodismo del mañana gracias a su innovadora visión de futuro.

Utilizando la evolución del periódico como excusa, el lector presencia el crecimiento y la transformación de todos los integrantes de la redacción así como los trasfondos personales que cada uno oculta tras de sí. A través de ellos, Sorela conforma un retrato minucioso y realista de la profesión que ha ejercido durante años, sin pasar por alto lo bueno y también lo malo que esconde este oficio. Además, las palabras y las enseñanzas que nos dejan los periodistas de La Crónica del Siglo nos acercan un verdadero manual encubierto del periodismo, con la experiencia de Sorela oculta tras ellas.

La raíces periodísticas de Sorela se aprecian, no sólo en la solidez con la que está construida la redacción de La Crónica del Siglo sino también en la narrativa personal del autor. Su prosa recuerda, en rapidez y concisión, al estilo articulístico que marca la pluma de los grandes nombres del periodismo, y el retrato tan minucioso de los personajes deja entrever la larga lista de entrevistas que Sorela tiene a sus espaldas. 

El sol como disfraz es una novela ideal para todos aquellos lectores que deseen conocer a fondo el alma de un periódico, a través de la visión de uno de los representantes del periodismo más veteranos. Una fotografía única que retrata la vida de La Crónica del Siglo pero también de otros tantos medios que han vivido y viven las mismas experiencias cada día.

0 comentarios :

Publicar un comentario