martes

El Ritual

El RitualCuatro amigos deciden recuperar los años que han pasado separados y preparan un viaje al Círculo Ártico escandinavo. Cada uno busca en la improvisada aventura algo diferente pero, sobre todo, un momento para alejarse de su vida cotidiana y rememorar sus respectivos pasados universitarios. Sin embargo, lo que empieza siendo una idea brillante se convertirá en una pesadilla cuando el entorno, aparentemente ideal, en el que se adentran se vierte en su peor enemigo.

El Ritual es una novela que se sitúa a medio camino entre el género psicológico, el aventurero y el de terror. Adam Nevill mezcla características de un estilo y de otro hasta crear un producto literario en el que no deja de hacer alarde de un estilo narrativo propio e impecable, que va mejorando conforme avanza la complejidad de la trama.

Al igual que en Apartamento 16, Nevill no deja de incorporar giros imprevistos en la trama en los momentos más intensos del argumento, hasta convertir la obra en un encadenamiento de sucesos espontáneos y sorpresas, tanto para los personajes como para el lector.

El Ritual cuenta sólo con cuatro protagonistas lo que permite Nevill profundizar y perfeccionar sus diferentes personalidades de manera más definida. Cada uno de los amigos tiene una manera de ser propia y única y sus reacciones ante lo que viven en el Círculo Ático nos dan una idea de la capacidad del autor inglés para imprimir en ellos unas almas distintas, que resultan creíbles, sólidas, y que consiguen conectar de forma muy eficiente con el lector, convertido, al final, en uno más de este grupo de viajeros.

El desarrollo y las características de la trama de El Ritual recuerda, en parte, a obras como El señor de las moscas, aunque con un componente más adulto y menos adolescente que la obra de William Golding. Aún así, El Ritual cae en un error que no encontramos en su antecesora: la repetición. Nevill incide en determinados acontecimientos de forma casi obsesiva hasta hacer que lleguemos a odiarlos cuando vuelven a aparecer. Muestra de ello es la recreación que el escritor inglés hace cada dos por tres del malestar de Luke cuando es herido, un recurso tan repetido que acaba por saturar al lector.

Pero si hay algo por lo que El Ritual sobresale por encima de otras obras similares es la recreación espacial que Nevill consigue en esta novela. Las descripciones y ambientaciones son, sencillamente, espectaculares y el escritor inglés logra transmitir, no sólo el aspecto, sino también los sentimientos que inspiran cada uno de los diferentes escenarios hasta que lector es capaz de oler el bosque, experimentar el frío extremo y sufrir las penurias por las que atraviesan los cuatro amigos protagonistas como si estuviera junto a ellos en cada momento. Solo por disfrutar de la forma en la que Nevill cimienta la ambientación merece la pena adentrarnos en El Ritual y dejarnos llevar por las sensaciones de terror y suspense que se esconden tras sus páginas.

0 comentarios :

Publicar un comentario