martes

El príncipe del mal

El príncipe del malEl príncipe del mal no es una novela de perdón ni de dulces sentimientos sino de sangre y muerte a raudales, protagonizada por un personaje con un único objetivo: acabar con el asesino de su familia. Mark Lawrence nos acerca una trama completamente centrada en el asunto de la venganza personal y familiar que se enmarca en un universo fantástico único y unos personajes carismáticos que se dejan querer por el lector a pesar de sus malas intenciones.

Tras la muerte de su madre y su hermano más pequeño a manos de Renar, Jorg sólo se marca un único objetivo en la vida: la venganza. Ayudado por lo que queda de su familia, el protagonista de El príncipe del mal se lanza a una persecución casi obsesiva para atrapar a su objetivo, sin detenerse ni siquiera en la sangre y los cadáveres que va dejando a su paso.

La base argumental de esta novela parece a simple vista muy prometedora, y realmente lo es, con rápidos acontecimientos sucediéndose y giros que consiguen desconcertarnos en más de una ocasión. Pero, después de poco más de 300 páginas centradas una y otra vez en la búsqueda del desquite, la trama acaba por resultar un tanto insuficiente. Se echa en falta algo más de complejidad argumental que permita a los protagonistas alejarse mínimamente de su sangriento objetivo y ocupar su mente con algo más que la monótona venganza que acaba inundándolo todo. Un triste fallo éste, puesto que, con la calidad que tiene el libro en sí mismo, la aportación de una mayor diversidad temática hubiese convertido El príncipe del mal en una obra casi perfecta.

Y es que, exceptuando esto, la novela de Lawrence lo tiene todo: personajes memorables y muy bien construidos, mención especial a los hermanos protagonistas que acaban por atraer a los lectores aunque sean los principales impulsores de la vendetta, unos escenarios que recuerdan a las mejores obras maestras del género fantasía, como bien demuestra la gran diversidad de ciudades y pueblos por los que se desplazan los personajes, y un estilo ágil y atrapando y que no permite que nos alejemos de la novela ni un solo segundo.

Jorg, el protagonista de El príncipe del mal, es un personaje excepcional. Oscuro, frío, cruel pero también justo y generoso con las personas que le rodean, resulta mucho más carismático que el resto del elenco, a pesar de que, al igual que ocurre con la trama, peca de obsesivo con el tema de la venganza. Su forma de hablar, sus pensamientos y todas y cada una de sus acciones parecen quedar supeditadas a sus deseos de acabar con Renar, hasta hacer de su particular defecto obsesivo la principal característica sobre  la que se asienta el toque tan particular que rodea a Jorg. El resto de personajes tampoco decepcionan, aunque, curiosamente, los “malos” de la trama, Jorg y los suyos, resultan mucho más coherentes y mejor construidos que los “buenos” de la novela que no terminan de ofrecer todo el juego de podrían desempeñar.

Otro detalle que no puede pasar desapercibido en El príncipe del mal es el estilo personal de Lawrence. El escritor norteamericano combina la crudeza de la trama con un lenguaje igualmente duro que sintoniza con el argumentó de forma simbiótica pero que convierte esta novela en una obra poco recomendable para los lectores más sensibles y sobre todo para los más jóvenes.

1 comentarios :

Les recomiendo http://goo.gl/oX2mqn pueden encontrar el libro gratis en pdf y epub

Publicar un comentario