jueves

El coleccionista

El coleccionistaEn su particular museo, Adrian, un joven fascinado con la muerte, guarda todo tipo de cosas relacionadas con el mundo de los homicidios en cadena: desde fotografías hasta tétricos recuerdos. Para completar su macabra colección secuestra al profesor Cooper Riley, un experto en psicología criminal, al que considera la pieza definitiva de su compilación. Solo necesita que su nueva “adquisición” le enseñe lo más difícil antes de integrarle en su museo: aprender a matar como lo hacen sus funestos ídolos.

Por debajo de todo este argumento principal, Cleave aprovecha la trama de El coleccionista para introducir temas de calado social de gran trascendencia como la violencia de género o la falta de apoyo a las personas con problemas mentales. Todas estas líneas temáticas se fusionan con el entramado argumental de forma simbiótica, sin que resulten artificiales o fuera del lugar, y aportan una mayor riqueza a la esencia thriller de El coleccionista.

Como ya vimos en sus anteriores obras, Paul Cleave es un auténtico maestro en eso de introducir a los lectores en las complejas personalidades de figuras narrativas con trastornos patológicos y tendencias homicidas hasta hacer que quedemos incluso fascinados con ellos. Adrian resulta tan carismático y peligroso como Hannibal en El silencio de los corderos de Thomas Harris y uno no sabe, mientras se adentra en su locura asesina, si apiadarse de él o desear que alguien le encierre de inmediato.

En El coleccionista, Cleave vuelve a deleitarnos con una ambientación asfixiante, casi claustrofóbica, y una trama impredecible y oscura a través de la cual explota al máximo los componentes de suspense y terror que caracterizan su estilo personal, sin dejar de desconcertar al lector con giros inesperados en cada capítulo.

Cleave utiliza en El coleccionista el punto de vista múltiple para ofrecer al lector una visión tridimensional de la trama. Esta técnica, aunque no termina de asentarse hasta que el lector se familiariza por completo con los diferentes personajes y consigue situar a cada uno de ellos en sus respectivos papeles, es perfecta para adentrar al lector tanto en la mentalidad de la víctima como del asesino, profundizando de forma simultánea en los temores de uno y las ansias enfermizas del otro.

Para quien ya conoce las novelas de Cleave, el componente de violencia y brutalidad que salpica de vez en cuando las páginas de El coleccionista no será ninguna sorpresa.  Pero para quienes no conocen aún al escritor norteamericano, conviene estar preparados para enfrentarse a ello. Aunque Cleave nunca se recrea en los aspectos más gore hasta resultar desagradable, sí que pueden resultar excesivos los toques más duros de la trama para los lectores más sensibles.

Artículos relacionados
Se lo que estas pensando de John Verdon
Sorry de Zoran Drvenkar
Elegidas de Kristina Ohlsson
Cuando pase tu ira de Åsa Larsson

2 comentarios :

Paul Cleave es un autor genial! Y El Coleccionista promete. Gracias por la crítica.

Parece un thriller de los buenos! Habrá que añadirlo a la lista de libros para comprar. Gracias!!!!

Publicar un comentario