martes

El bosque de los corazones dormidos

El bosque de los corazones dormidosParecía que en los últimos años los escritores españoles habían decidido pasar de largo por las novelas juveniles románticas-sobrenaturales, sin concederles demasiado espacio en las estanterías nacionales. Sin embargo, la llegada de El bosque de los corazones dormidos de Esther Sanz ha supuesto un renacimiento de este tipo de género combinado, desarrollando una trama que mezcla a partes iguales amor, misterio y fantasía y que consigue crear una atmósfera escalofriante en y cargada de emociones fuertes.

La trama de El bosque de los corazones dormidos se inicia con una fuerte dosis de material dramático que, ya en las primeras páginas, aporta al lector una ristra de interrogantes en torno a los escasos personajes iniciales: la muerte de todos sus parientes cercanos obliga a Clara a trasladarse a un pequeño pueblo de Soria para vivir con su único tío, un apicultor excéntrico y solitario que no recibe su sobrina con demasiada alegría.

La difícil relación entre uno y otra hace que Clara se traslade a una pequeña cabaña cercana, situada junto al bosque, y donde la protagonista espera poder olvidar todos los tristes sucesos que le rodean. Pero que parece una casa medieval dorada se convierte en un lugar misterioso en el que se suceden hechos paranormales que aportan una interesante en dosis de misterioso natural a una trama que no resulta demasiado original en los primeros compases de la obra.

La capacidad de Esther Sanz para jugar con el misterio y el suspense dramático crea en torno a los personajes una atmósfera oscura e intensa que consigue mantener en vilo al lector mucho antes de llegar a la mitad del libro y que logra generar un cierto estado de inquietud por seguir adelante, por saber que está pasando en la misteriosa cabaña en la que nada es lo que parece.

El hecho de que se mezclen de forma simbiótica componentes genéricos tan diferentes y de manera tan convincente en, ayuda a superar cualquier atisbo negativo que pueda aparecer en la trama, permitiendo que el equilibrio global resulte atrayente, no solamente para el público juvenil al que va destinado sino también para el ámbito adulto.

El marcado carácter adolescente hace que en el componente amoroso tampoco falte en El bosque de los corazones dormidos. La aparición de Bosco no sólo consigue incrementar el misterio inherente de la trama y aportar el elemento sobrenatural que termina de conformar la línea argumental, sino que, además, se convierte en el detonante de los sentimientos de Clara. Lejos de las excesivamente endulzadas escenas amorosas que dominan en la actualidad la literatura juvenil, Esther Sanz opta por presentar al lector una relación llena de amor pero sin llegar a resultar artificial, cargada de pasión y ternura.

El bosque de los corazones dormidos es, en definitiva, una obra que aporta un nuevo giro a la literatura juvenil española mediante la combinación de diferentes elementos y que, al menos, permite abrir paso a nombres nacionales en un terreno cada vez más dominado por los autores anglosajones.

0 comentarios :

Publicar un comentario