martes

Desde mi cielo

Desde mi cielo Desde mi cielo es una obra que, por muchas veces que te zambullas en sus páginas, no consigues aguantar alguna lagrimilla tímida cada vez que recorres la trama de esta novela, cargada de emotividad y fuerza, que atrapa hasta los lectores más escépticos. El asesinato brutal de una niña sirve a Alice Sebold como excusa para reflexionar sobre la complejidad de la vida y de la muerte mientras presenta al lector todo la dureza que encierra la muerte de un ser querido.

Narrada en primera persona, Desde mi cielo nos acerca la vida y la muerte de Susie Salmon que, tras ser asesinada, observa cómo su familia y sus amigos se enfrentan a su brutal desaparición intentando, al mismo tiempo, mostrarles la mano del asesino que acabó con su existencia.

Desde el particular cielo en el que comparte espacio con otras almas, organizadas por la divertida Franny, Susie narra su corta vida, su relación con sus seres queridos así como los sentimientos de amor temprano que despertaba en ella Ray, el chico del que empezaba a enamorarse. A través de sus propias palabras, el lector reconstruye los sucesos que envolvieron la vida de la protagonista y también los acontecimientos precipitados que desembocaron en su muerte, mientras se adentra en el dramatismo que domina este triste relato.

Con un argumento de estas características el tono emotivo de la trama es la base principal que utiliza Alice Sebold para acercarnos la trágica vida de Susie. La escritora no duda en explotar al máximo el componente lacrimógeno hasta el punto de que el lector, sobre todo los más sensibles, harán bien en mantener un pañuelo cerca para hacer frente a los momentos más duros. Y es que si algo no falta en Desde mi cielo es el realismo extremo con el que Sebold presenta los acontecimientos. Los detalles del asesinato asi como el dolor y los sentimientos de la protagonista y de sus seres queridos quedan plasmados de forma tan perfecta que el lector llega a sentirlos como propios, con un rigor que resulta, muchas veces, demasiado intenso.

La propia narración se intercala con continuas digresiones de Susie, pensadas para aliviar, de alguna forma, la crudeza de la trama, especialmente durante los momentos correspondientes a su muerte. Un detalle que, aunque rompe el hilo argumental en los momentos más culminantes, se acaba agradeciendo al final, sobre todo, para relajar la penetrante maraña de emociones que Sebold explota al máximo en la novela.

Con respecto a los personajes, Susie es, sin duda, la que aparece de manera más elaborada, pudiendo el lector profundizar en su pasado y en su presente, pero también en su personalidad y sus emociones particulares. También la familia de la protagonista muestra una gran complejidad narrativa, tanto las figuras paternas como la de Lindsey, la hermana menor de Susie, y sus diferentes reacciones ante el asesinato sirven como un mosaico de los contrapuestos sentimientos que puede despertar la muerte en una persona.

Hasta aquí, muchos de los lectores de esta reseña podrían pensar que Desde mi cielo es la novela perfecta, con una trama original y unos personajes inmejorables. Pero la obra escrita por Alice Sebold adolece de dos importantes trabas, casi insignificantes con respecto a la gran calidad de la obra en su conjunto, pero que conviene mencionar de igual forma. El primero de estos puntos flojos son las largas y monótonas explicaciones en las que el lector acaba por perderse y que en realidad solamente sirven para que la autora se recree una y otra vez sobre los mismos temas.

El segundo aspecto negativo es el final. Después de un principio pausado y un desarrollo sostenido, la conclusión resulta tan apresurada que deja un sabor agridulce, casi de insatisfacción ante una resolución que parece más propia de un arreglo de última hora que del broche de oro que podría esperarse de una obra como la que nos ocupa.

Aún así, me gustaría ofrecer una última recomendación: Desde mi cielo es un libro que hay que leer, a pesar de las limitaciones que acabamos de mencionar o del poco atractivo que puede despertar en algunos lectores. Es una novela que atrapa por su emotividad y por la fuerza de su argumento pero también por tratar de una forma original y diferente uno de los temas que más ha preocupado siempre al ser humano: la muerte.

0 comentarios :

Publicar un comentario