martes

Reseña: El ángel mecánico de Cassandra Clare

Cazadores de sombrasLos libros de Cassandra Clare son unas de esas novelas que llevan en la firma de su escritora un valor seguro que les convierte best-sellers en un tiempo récord. La aparición de El ángel mecánico bajo la sombra todavía de la aclamada saga de Cazadores de sombras no podía ser menos. Y es que esta novela, con claras reminiscencias de sus antecesoras, no ha tardado en lanzarse como número uno tanto en su país natal como también en el viejo continente en. Pero, ¿merece la última novela de Clare este lugar de honor?

La trama de El ángel mecánico es en realidad una clara precuela de Cazadores de sombras. Ni siquiera puede considerarse como una novela con cierta independencia puesto que todo el argumento gira en torno a los ingredientes que ya nos cautivaron en la trilogía anterior. Una vez más son los cazadores, aquellos misteriosos humanos que protegían a la sociedad de las criaturas de las sombras, los personajes centrales de esta novela aunque, en esta ocasión, la trama se ubica en una época muy diferente: en pleno apogeo victoriano.

Tras la desaparición de su hermano, Tessa se traslada a Londres para buscarle. Pero lo que parecía una tarea inofensiva, acaba por poner su vida al borde de la muerte cuando el misterioso Club Pandemonium la rapta pocos días después de llegar a la capital inglesa. La aparición de los cazadores de sombras librará a Tessa del destino que los miembros de Pandemonium tenían reservado para ella pero también la adentrará en el complejo mundo enfrentado de los seres de la oscuridad y los cazadores hasta quedar irremediablemente unida a su causa.

No es difícil encontrar similitudes argumentales entre El ángel mecánico y Cazadores de sombras. Una vez más nos encontramos con un triángulo amoroso, batallas entre seres sobrenaturales y humanos de habilidades únicas. Sin embargo, en El ángel mecánico, Clare apuesta por un argumento más oscuro, que juega y combina elementos extraídos, sobre todo, de la literatura gótica para crear una argamasa mucho más sombría y tétrica. Este toque tenebroso que la escritora iraní aporta a su última novela consigue mantener una atmósfera muy particular y diferente en esta precuela, que acaba por resultar más atrayente, si cabe, que las novelas anteriores.

Lo que, por suerte, no ha cambiado en El ángel mecánico es el estilo de Clare. La habilidad de esta autora para utilizar las conversaciones entre personajes a modo de hilo conductor de la trama permanece intacta, al igual que su personal don con las descripciones, concretas y bien diseminadas, que siguen siendo asimismo uno de los puntos fuertes de esta novela. Precisamente por esto, el lector nunca se aburre ante largos pasajes contextualizadores sino que se deleita ante una sobredosis de acción dinámica, siendo incapaz de desconectar, en ningún momento, de la novela

El apartado de los personajes también merece una mención especial. Curiosamente, los protagonistas de esta novela resultan un tanto decepcionantes, alejados de las brillantes caracterizaciones a las que nos tenía acostumbrada Clare. Tanto Tessa como Will y Jem son tres copias casi perfectas de Clary, Jace y Simon, las figuras centrales de la trilogía de Cazadores de sombras. Clare parece no haber querido variar en nada los rasgos de los tres protagonistas que la llevaron al éxito hasta crear en El ángel mecánico un trío clónico que ha heredado todo el físico y la psicología de sus predecesores. Un triste fallo que deja al lector con la sensación de un claro autoplagio de la escritora.

Afortunadamente, al margen de los empobrecidos protagonistas, el resto de personajes  cuenta con una caracterización propia que les hace mucho más atractivos. La protectora Charlotte, el divertido Henry y, por supuesto, el carismático Magnus Bane. Todos ellos diferentes entre sí y entretenidos. Un elenco que consigue de alguna forma enmascarar las deficiencias de los protagonistas y hacer que nos olvidemos de sus sospechosos rasgos clónicos.

El ángel mecánico es una novela que peca de sospechosas similitudes en sus protagonistas pero que mantiene todas las virtudes, no así los defectos, que ya vimos en Cazadores de sombras. Una trama rápida, basada en acontecimientos encadenados de forma vertiginosa, y una ambientación mucho más perfecta, con un Londres tenebroso como telón principal. Una novela recomendable sobre todo para aquellos lectores que disfrutaron con la saga precedente de Clare y que buscan revivir el triángulo amoroso de Clary, Jace y Simon ahora que éste ha llegado a su fin.

0 comentarios :

Publicar un comentario