martes

Caminos cruzados

Caminos cruzadosLa llegada de Juntos al mundo editorial supuso un soplo de aire fresco para el panorama juvenil. Diferente y con unos personajes carismáticos, la novela debut de Ally Condie consiguió alzarse entre el público y también entre la crítica como la sucesora más firme para heredar el trono de Los juegos del hambre y Crepúsculo. Su segunda parte, Caminos cruzados, nos trae los mismos personajes que nos cautivaron en Juntos, con una historia repleta de aventuras que continúa la trama de su predecesora sin perder la esencia inicial ni tampoco la perfecta combinación entre amor y acción.

Tras el destierro de Ky a las Provincias Exteriores, Cassia deja todo atrás para rescatar al único chico al que quiere, tentando de nuevo el destino que la Sociedad tenía previsto para ella. Pero su búsqueda no sólo la llevará hasta su amado sino que también la empujará a través de toda una serie de obstáculos e imprevistos que la protagonista tendrá que ir sorteando para sobrevivir, superando en el proceso traiciones y reencuentros con el pasado.

A diferencia de Juntos, Caminos cruzados es una novela con más acción que romance, plagada de aventuras, en las que Cassia no sólo se verá implicada de forma irremediable sino que también se convertirán en el vehículo a través del cual se canaliza la verdadera evolución de la protagonista, aquella que no terminamos de encontrar en Juntos. El personaje central evoluciona conforme lo hace la trama, madurando con cada paso que da e incluso modificando sus ideales pasados y presentes. Así, la propia trama hará que Cassia deje de ser, por fin, un personaje asustadizo para convertirse en una protagonista decidida y muy segura de sí misma que sabe lo que quiere y que no dudará en luchar para conseguirlo.

El universo en el que se desarrolla Caminos cruzados sigue siendo el mismo que ya encontramos en la primera novela de la saga, con el distópico sistema basado en el control gubernamental y con la Sociedad controlando el destino de todos los ciudadanos. Pero en este segundo libro nos topamos con escenarios diferentes, aquellos que se extienden más allá de la ciudad en la que se desarrolló Juntos, más allá del ámbito de vigilancia del gobierno. A través de estos nuevos lugares y de la independencia que Cassia encuentra en ellos, la protagonista se percatará de que el régimen creado por la Sociedad no es tan perfecto como parece y que, tras la aparente fachada de perfección, se esconde un régimen inestable y contradictorio que la llevará a luchar por la libertad con más ahínco que antes.

La acción y la intriga se entremezclan a partes iguales en esta novela que retoma los ingredientes básicos de la primera entrega pero llevándolos a un exponente mucho más elevado y perfeccionado. La trama adquiere un toque más oscuro, ocultando tras de sí secretos y preguntas que se irán resolviendo conforme se desarrolla el argumento y que consiguen adentrar al lector más aún en las profundidades del universo único creado por Condie.

Un único pero puede achacarse a esta novela. En algunas ocasiones se echa en falta, como ocurría en Juntos, una mayor profundidad de los personajes que, dejando al margen a Cassia, se pierden a veces en vagos estereotipos que hacen que la mayor parte de sus comportamientos caigan en una sucesión de hechos previsibles.

0 comentarios :

Publicar un comentario