martes

22/11/63

22/11/63Stephen King es uno de los autores más prolíficos y rentables de los últimos años. En 22/11/63, la última novela del que para muchos es el maestro del terror, regresamos a uno de los momentos más destacados de la historia de los Estados Unidos: el asesinato del presidente J.F. Kennedy. King nos deleita en esta obra de más de 800 páginas con una trama dinámica y, sobre todo, más sólida que la que presentaban sus últimas novelas. El regreso de uno de los grandes autores de best-sellers en todo su esplendor.

Las novelas basadas en viajes temporales al pasado no son ya ninguna novedad. Tal vez por eso cuando nos adentramos en 22/11/63 el primer sentimiento que acude a nuestra mente es el de escepticismo. ¿Otra vez el mismo recurso de siempre? Por suerte, esta impresión inicial no tarda en quedar reducida a un simple detalle sin importancia cuando King, haciendo uso de sus décadas de experiencia en el mundo editorial, nos arrastra a una misión suicida, salvar la vida de JFK, que consigue borrar todas nuestras dudas y sumergirnos de lleno en la trama con apenas tres o cuatro capítulos transcurridos.

Aunque algunos crean que es imposible desarrollar un mínimo de intriga alrededor de un acontecimiento tan estudiado y analizado y del que sabe ya todo o casi todo, lo cierto es que con 22/11/63 la decepción está asegurada. King consigue lo más complicado: encadenar una sorpresa tras otra hasta llegar a un final totalmente inesperado que cumple de sobra con el objetivo básico que el maestro del terror persigue en todas sus obras: impedir que el lector cierre el libro sin sentir remordimientos de seguir leyendo.

Pero si hay una habilidad narrativa que el escritor norteamericano consigue en 22/11/63 esa es la de dotar a los personajes de una profundidad especial, cargada de vida. Desde los principales hasta los secundarios, King construye cada una de las figuras narrativas con cuidado milimétrico hasta dotarlos de unas personalidades muy diferentes entre sí y sobre todo, y aún más importante, coherentes con la época en la que se enmarca cada uno de ellos.

Otro detalle que tampoco pasa desapercibido en 22/11/63 es el interesante contraste que King crea entre el pasado y el presente a través del personaje central, Jake Epping. A través de él, el lector se adentra en las particularidades de la sociedad americana de los años 60 y la forma de vida de la época, con todas sus contradicciones y detalles. Su escepticismo inicial se transforma paulatinamente, conforme lo hace el del lector, hasta quedar cautivado, protagonista y receptor, por el colorido del pequeño pueblo de  Texas en el que se desarrolla gran parte de la trama.

22/11/63 es una novela muy bien documentada que sorprende por el inesperado juego de acontecimientos que Stephen King consigue crear alrededor del asesinato de Kennedy y que se eleva por encima de muchos de los anteriores trabajos del escritor norteamericano, por su carácter menos comercial del habitual y porque resulta más madura y sólida que algunas de sus predecesoras.

0 comentarios :

Publicar un comentario