La templanza de María Dueñas

Nada hacía suponer a Mauro Larrea que la fortuna que levantó tras años de tesón y arrojo se le derrumbaría con un estrepitoso revés.

Revival de Stephen King

Octubre de 1962. En una pequeña localidad de Nueva Inglaterra la sombra de un hombre se cierne sobre un niño que juega ensimismado con sus soldaditos.

El amante japonés de Isabel Allende

La historia de amor entre la joven Alma Belasco y el jardinero japonés Ichimei conduce al lector por un recorrido a través de diversos escenarios.

Grey de E. L. James

E.L. James nos ofrece una nueva perspectiva de la historia de amor que ya ha seducido a millones de lectores en todo el mundo, contada ahora en primera persona por Christian Grey.

Ve y pon un centinela de Harper Lee

Originalmente la novela fue escrita a mediados de los años 50, y presentada a sus editores antes de Matar a un ruiseñor. El manuscrito permaneció oculto hasta su descubrimiento a finales de 2014.

lunes

Capítulos: Totalidad sexual del cosmos de Juan Bonilla

Inteligente, intuitiva y con un afilado sentido de la libertad, la pintora y poeta mexicana Carmen Mondragón, más conocida en los círculos artísticos como Nahui Olin, fue una artista excepcional, de enorme carisma y sensualidad. Nacida en México en 1893, vivió en el París de los primeros años del siglo XX, donde conoció a Georges Braque, Henri Matisse o Pablo Picasso. Tras pasar por San Sebastián, se sumergió en la vida artística de México, donde destacó por sus ideas feministas y su actitud provocadora y ecléctica, que la llevaron a interesarse no sólo por la poesía y la filosofía, sino por las matemáticas y las ciencias exactas.

Empieza a leer

viernes

Capítulos: Palabras que caen como la lluvia de Caroline March

Livia tenía todo lo que siempre había deseado: un futuro profesional prometedor y el amor del hombre que la había llevado a lo más alto de su carrera deportiva. Pero cuando descubrió la dolorosa verdad que tan bien le habían ocultado y dejó de oír el rumor de aquellas olas que siempre le habían susurrado respuestas, lo abandonó todo.

Empieza a leer

jueves

Reseña: Ocho millones de dioses de David B. Gil

Toledo, 1579. El padre Martín Ayala recibe la inesperada encomienda de regresar a Japón -el país donde se formó como sacerdote y misionero- diez años después de ser apartado de la misión por su relación ilícita con una joven japonesa. Alguien está asesinando con ritual crueldad a los padres cristianos en dichas costas. Ayala, considerado el máximo conocedor del idioma y las costumbres niponas en el seno de la Iglesia, deberá desentrañar las razones que se ocultan tras estas muertes.

¿Qué nos ha gustado? 
- Entre detectives y samuráis: tras El Guerrero a la sombra del cerezo, volvemos al Japón feudal de la mano de David B. Gil pero, en esta ocasión, con una novela que combina la parte histórica con la policial. No es la primera vez que nos encontramos con este tándem (tomemos como ejemplo la saga de L.J. Rowland) pero lo cierto es que a Gil le funciona muy bien y conjuga ambos géneros con bastante solvencia. Hay misterio, asesinatos y una investigación al más puro estilo Sherlock, aunque sin perder de vista el precioso ambiente japonés de la época.
- En estado puro: Gil nos muestra en Ocho millones de dioses el lado más cruel y bonito del país del sol naciente. Y todo ello gracias a una reconstrucción histórica impecable en la que seremos testigos de toda una amalgama de conspiraciones, corrupciones y dolor tras la guerra que Gil sabe describir con una falsa sencillez.
- Amigos por encima de todo: otro detalle que nos ha gustado ha sido el trasfondo que encierra la novela. Ocho millones de dioses es, ante todo, un canto a la amistad que sobrepasa fronteras. Gil saca partido a este punto a través de los dos protagonistas, Ayala y Kenjirô, y enseña al lector una valiosa lección a través de ellos que refuerza la trama y la hace más profunda.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Aguas turbulentas: hacia la mitad, Gil pierde un poco el ritmo de la novela y hace que la trama se ralentice. Paciencia. El final merecerá la pena.