miércoles

Reseña: La promesa del templario de Elizabeth Chadwick


Inglaterra, 1219. En su lecho de muerte, William Marshal, el caballero más importante de la historia de Inglaterra, envía a un sirviente de confianza para que le traiga las mortajas funerarias que regresaron con él de Tierra Santa treinta años atrás: ha llegado la hora de cumplir su promesa a los templarios y convertirse en un monje de su orden para la eternidad. 

¿Qué nos ha gustado? 

- Buena prosa: La promesa del templario no nos ha decepcionado a nivel narrativo. Su prosa es expresiva, correcta y, aunque no deslumbra por sus alardes prosísticos, sí consigue que la trama sea muy dinámica gracias a la fluidez de su estilo. 

- Historia en vivo: como buena novela histórica, La promesa del templario tiene todos los ingredientes para hacer las delicias d ellos amantes del género: unas ligeras pinceladas de romance que complementan muy bien la acción predominante de la historia, personajes fuertes lideraos por un protagonista lleno de carisma y por supuesto, un contexto histórico lleno de exotismo y aventuras como son las cruzadas. Una combinación perfecta que funciona muy bien y que hemos disfrutado desde la primera página. 

- Vida de película: William Marshall es una figura relativamente desconocida a pesar de la importancia histórica de este personaje. Elizabeth Chadwick revive su figura y lo hace con humanidad de tal forma que el lector se acerca a él no como un héroe distante sino como un hombre de carne y hueso que sufrió, amó y vivió en una de las épocas más convulsas de la historia. 

¿Qué no nos ha gustado? 

- Alternancia fallida: los juegos entre pasado y presente son una técnica muy habitual en las novelas históricas. Sin embargo, Chadwick no usa estos saltos temporales de forma conveniente y al final, las partes que narran los últimos momentos de Marshall se vuelven muy plomizas y sin aliciente frente a las aventuras del protagonista en Tierra Santa, más interesantes y dinámicas. 

 

martes

Capítulos: La hermana sol de Lucinda Riley


En apariencia, Electra d'Aplièse lo tiene todo para ser feliz. Es bella, rica, famosa y una de las modelos más cotizadas del mundo. Pero debajo de esa perfecta fachada Electra no ha sido capaz de superar la muerte de su padre, el misterioso millonario Pa Salt, y recurre constantemente al alcohol y las drogas. Mientras lucha por salir a flote, un día recibe una carta de una desconocida que asegura ser su abuela... En 1939, Cecily Huntley-Morgan viaja a Kenia desde Nueva York en un intento de recomponer su corazón roto. Tras instalarse con su madrina en las orillas del idílico lago Naivasha, conoce a Bill Forsythe, un hacendado de carácter hosco y estrechos lazos con la orgullosa tribu de los masáis. Pero la guerra se acerca y Cecily se siente cada vez más aislada. Hasta que un encuentro con una mujer en el bosque propicia una promesa que cambiará su vida para siempre. 

Empieza a leer

miércoles

Reseña: Todo lo que no ves de Nora Roberts


Los Bigelow aparentan ser la familia perfecta: el padre es un respetado cirujano; la madre, una devota ama de casa; y sus hijos, Zane y Britt, los adolescentes más afortunados de Lakeview Terrace, una pequeña comunidad en la cordillera azul de Carolina del Norte. Pero las apariencias engañan y la casa de ensueño de los Bigelow es, en realidad, un infierno del que parece imposible huir. Años después, Zane conoce a Darby, una mujer hermosa y valiente que se hospeda en uno de los bungalós que alquila su tía Eliza y que, al igual que él, es una superviviente nata. 

¿Qué nos ha gustado? 

- Corazón de hierro: la primera parte de la novela es brillante, lo mejor del libro con diferencia. Eso sí. Hay que ponerse una armadura de hierro pues es también la parte más cruel y violenta y la que nos provocará más dolor sentimental. 

- Dúo químico: nos ha encantado el tándem que forman Emily y Lee. A pesar de que no cuentan con demasiados momentos románticos, el cariño y amor que destila esta pareja supera con creces a los demás y hace que sintamos inmediatamente hacia ellos más cariño. 

- Un poco de todo: Todo lo que no ves es una novela que combina dosis de romance apasionado, tensión desbordante, drama y algún que otro toque de terror y humor. Una mezcla que toca muchos géneros pero que consigue funcionar y a la que Nora Roberts saca todo el provecho posible. 

¿Qué no nos ha gustado? 

- Muy cliché: dejando a un lado a Emily y Lee, el resto de personajes de Todo lo que no ves no es tan completo. Son en general muy estereotipados y extremos de tal forma que los villanos son terriblemente malos y los protagonistas buenos en exceso.