La templanza de María Dueñas

Nada hacía suponer a Mauro Larrea que la fortuna que levantó tras años de tesón y arrojo se le derrumbaría con un estrepitoso revés.

Revival de Stephen King

Octubre de 1962. En una pequeña localidad de Nueva Inglaterra la sombra de un hombre se cierne sobre un niño que juega ensimismado con sus soldaditos.

El amante japonés de Isabel Allende

La historia de amor entre la joven Alma Belasco y el jardinero japonés Ichimei conduce al lector por un recorrido a través de diversos escenarios.

Grey de E. L. James

E.L. James nos ofrece una nueva perspectiva de la historia de amor que ya ha seducido a millones de lectores en todo el mundo, contada ahora en primera persona por Christian Grey.

Ve y pon un centinela de Harper Lee

Originalmente la novela fue escrita a mediados de los años 50, y presentada a sus editores antes de Matar a un ruiseñor. El manuscrito permaneció oculto hasta su descubrimiento a finales de 2014.

viernes

Capítulos: Próxima estación, Atenas de Petros Márkaris

En su serie de novelas policiacas, Petros Márkaris envía siempre al comisario Kostas Jaritos a investigar por el laberinto de Atenas, al principio en su Mirafiori, luego en su Seat y últimamente, debido a la crisis, en autobús. Ahora, el autor se lleva al lector consigo y lo acompaña por la ciudad, siguiendo la línea más antigua de metro de la capital griega. Es un viaje por todos los estratos sociales: desde la ciudad portuaria del Pireo hasta el centro, y de allí, a través de los barrios más pobres, a la noble Kifisiá.

jueves

Reseña: Mi pecado de Javier Moro

Javier Moro recrea en Mi pecado una historia que sucedió realmente. Su protagonista es la actriz española Conchita Montenegro quien, en 1930 con apenas 19 años, desembarcó en Hollywood. Gracias a su belleza, inteligencia, personalidad y tesón, la joven promesa se hizo un hueco entre las principales estrellas del momento. Su extraordinaria mirada cautivó a Leslie Howard, uno de los actores más célebres de la época, un hombre casado que le doblaba la edad. Los amantes vivieron su idilio entre fiestas de ensueño y estrenos triunfales, paseos a caballo y vuelos en avioneta por la costa de California, entre la pasión y el engaño.

¿Qué nos ha gustado?
- Amor y lujo: Mi pecado es, ante todo, una historia de amor de las que bien sabe hacer Javier Moro. La sensualidad, el romance y la pasión no faltan en este libro, todo ello narrado con la elegancia propia del autor. Viviremos el idilio de los protagonistas y los desengaños con la misma intensidad con la que presenciamos el romance exótico de Pasión India.
- La época bella de Hollywood: al igual que vimos en novelas anteriores del autor, Mi pecado destaca por su contextualización. Javier Moro consigue recrea con un acierto absoluto los años más estelares del Hollywood primigenio, con todo su glamour, sus excesos y su ambiente elitista de actores y directores de cine famosos. Un regreso al pasado que bien merece nuestra más sincera enhorabuena.
- Bella por dentro y por fuera: Conchita, la estrella indiscutible de Mi pecado, es sin duda uno de los mejores personajes que ha creado hasta la fecha Moro. Su carisma dentro de la trama, unido a la luz que desprende dentro del elenco, la convierten en una figura brillante que arrastra con su presencia al lector hasta hacernos partícipe absoluto de todos sus triunfos, sinsabores y desengaños.

¿Qué no nos ha gustado?
- Combustión lenta: el principio de Mi pecado es el principal escollo de la novela. Su lentitud inicial hace que la trama empiece de forma muy pausada, poniendo a prueba nuestra paciencia.


miércoles

Reseña: Las hijas del capitán de Maria Dueñas

Nueva York, 1936. La pequeña casa de comidas El Capitán arranca su andadura en la callecatorce, uno de los enclaves de la colonia española que por entonces reside en la ciudad. La muerte accidental de su dueño, Emilio Arenas, obliga a sus hijas veinteañeras a asumir las riendas del negocio mientras en los tribunales se resuelve el cobro de una prometedora indemnización. Abatidas y acosadas por la urgente necesidad de sobrevivir, las temperamentales Victoria, Mona y Luz Arenas se abrirán paso entre rascacielos, compatriotas, adversidades y amores, decididas a convertir un sueño en realidad. 

¿Qué nos ha gustado? 
- Para no aburrirse: Las hijas del capitán es una novela dinámica donde las haya que, a pesar de algunos momentos de bajón, se desarrolla con rapidez, invitándonos a seguir leyendo gracias, sobre todo, a la narrativa fluida y distendida de Maria Dueñas y a la propia trama, construida de forma progresiva, de menos a más, para que el lector no sienta la tentación de dejar la lectura.
- RecuperándoteLas hijas del capitán se aleja bastante de Misión olvido pero se acerca, por contra, al estilo, carácter y esencia de El tiempo entre costuras, algo que para muchos lectores será una magnífica noticia. Es cierto que el último trabajo de Dueñas no llega tal vez al efecto whoaaa que provocó su más célebre antecesora pero se acerca bastante. Y es que aunque las comparaciones son odiosas, a veces también es imposible no hacerlas.
- Épica: aunque no es la primera novela que leemos sobre emigración y superación, Las hijas del capitán nos ha gustado mucho. No tanto por su originalidad sino por lo bien trabajada que está la historia, la consistencia de la contextualización histórica y el papel tan destacado que Dueñas otorga a la mujer, a través de las hermanas protagonistas.

 ¿Qué nos ha gustado? 
- Menos brillante: aunque, en general, los personajes de Las hijas del capitán son buenos no llegan al nivel de Sira y compañía, ni en carisma ni en luz literaria.